Mil mujeres atrapadas en Venus

 mujer en venus

No es el título de una película de serie B. Estamos ante un retorcido caso de sexismo cósmico. En Venus, el planeta con la atmósfera más caliente del Sistema Solar, están atrapadas Cleopatra, Edith Piaf, la diva María Callas, Greta Garbo… Hay casi 1000 nombres femeninos que no pueden salir de Venus. Mil cráteres con nombre de mujeres fallecidas que han realizado contribuciones excepcionales o fundamentales en su campo —si tienen más de 20 km de diámetro— o nombres de pila femeninos comunes si su diámetro es menor. Así que también están atrapadas en el Lucero del alba Juana y Magdalena. Venus es un planeta entero con nombres de homínidas. Esto podría ser una buena noticia. Pero el dilema astronómico ante el que nos encontramos es que ahora no pueden salir de él. ¿Cómo se ha montado este jaleo?  

Cuando empezó a conocerse el cosmos, la mayoría de los nombres que se ponían a los objetos descubiertos eran masculinos. Para remediar este tirón sexista, en 1990, en plena carrera espacial, la Unión Astronómica Internacional (UAI) decidió que Venus sería terreno exclusivo para nosotras. Entonces prohibió oficialmente el uso de nombres propios masculinos para nominar las formaciones geológicas del planeta dedicado a la diosa romana de la belleza y el amor. Desde entonces sólo puede haber mujeres en Venus. Y hay muchas, muchísimas. El lío comenzó cuando las misiones Venera y Magallanes rompieron el alborotado escudo de la atmósfera del planeta y obtuvieron excelentes imágenes del 97% de la superficie del planeta. Lo fotografiaron casi todo. Y así se creó una larga lista de accidentes necesitados de un nombre que fue, en todos los casos, femenino. Esto hizo que la lista de mujeres fuera inmensa. Tanto, que dio como resultado la paradoja que anunciaba en este post: Venus se llenó de mujeres, pero ya no puedan entrar en otros mundos.

No hay nada en las “reglas” para denominar los cráteres que se descubren en Mercurio que diga que deban emplearse nombres masculinos. Sin embargo, sí hay un principio de la UAI que impide la duplicación de nombres. Es decir, si ya usamos Greta Garbo, o Magdalena para nombrar un cráter en Venus, no podremos usarlo para otro lugar del cosmos. Por eso la UAI eliminó los nombres de mujer de la ya exigua lista para los accidentes de Mercurio, la Luna y Marte. Y bien, se vetó la entrada de hombres al planeta del amor, pero, de rebote, los femeninos se encontraron con una frontera planetaria.

Hoy, el ritmo al que se descubren nuevos accidentes en todos los cuerpos del sistema solar es enorme. Y quizá ha llegado el momento de flexibilizar el veto de usar nombres repetidos. Pero, para rizar el rizo, si la UAI toma esta decisión… ¿debería también permitir la entrada de los hombres a Venus?

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

3 pensamientos en “Mil mujeres atrapadas en Venus

  1. luisa

    Por supuesto que deben dejar entrar al sexo masculino en venus… no hacerlo sería una muestra de sexismo, ¿y no estamos intentado evitar precisamente las desigualdades? Como mujer, no me importaria que el cráter de al lado mio se llamara, por ejemplo, Antonio Banderas.

    Responder
  2. ana

    ¿ no podriamos resolver el problema sexocosmico de un plumazo si a partir de ahora pusiesemos a nuestros hijos de nombre Greta o Maria y a nuestras hijas Alberto? ¿ y que hay de los recurrentes hibridos jose maria o maria jose?
    Felicidades. Este blog me esta enganchando!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos − = 0

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es