¿Qué hace que un hombre sea sexy? (Comprueba tu puntuación en este test científico)

testcaptura 2013-06-04 a las 11.14.50

Descárgate el test en pdf.

¿Qué hace que un hombre sea sexy? Investigaciones recientes han encontrado, por ejemplo, que los varones con un rostro más simétrico ganan puntos en la calidad de su esperma; los que tienen voces más graves, pierden la virginidad antes; y los que gastan más dinero de lo que ganan cuentan más muescas en su revolver… El viejo Darwin tenía algo que decir al respecto.

A veces es un gesto, otras, la casualidad, el mejor sexo de tu vida o la certeza de que has encontrado a un hombre honesto. Se me ocurren cien razones por las que una homínida elige a una pareja, o mejor, por las que ambos se eligen al mismo tiempo. Pero Darwin anunció que, detrás de cada una de esas razones, subyace una base biológica, la  “selección sexual” y su teoría fue el disparadero de múltiples investigaciones que explican por qué nos gusta un hombre, y no otro.  Para entenderlo hay que situar a la especie humana en la misma dimensión que la de los chimpancé o los estorninos. De ese modo, como toda especie, seguimos un mandato genético tenaz: multiplicarnos, pero no a lo loco. Buscamos, a ser posible, el mejor candidato para que la prole sea sana y así, sin darnos ni cuenta, la especie va mejorando.

El test que incluyo en este post es solo un divertimento, pero está basado en las investigaciones que explican el sex appeal según la biología evolutiva. Voy por partes:

  1. La simetría y los orgasmos
    Un rostro más simétrico resulta más bello, y hay un porqué evolutivo. Han comprobado que tras la simetría corporal suele haber buenos genes y espermatozoides más hábiles. Además ―tomen nota― la frecuencia de los orgasmos femeninos durante la cópula se correlaciona con el grado de simetría de su pareja, de forma que los más simétricos te acompañan más veces al Everest. Según constataron por primera vez Randy Thornhill y Steven Gangestad, las personas con un rostro más simétrico son sexualmente activas a una edad más temprana y, por lo general, tienen más sexo a lo largo de su vida. ¿Qué tienen que ver el número de orgasmos con la teoría evolutiva? Pues, dicen, el placer sexual vincula a la pareja, algo muy útil para criar a un bebé hasta que se vaya a la Universidad.
  2. Las mandíbulas, el ancho de espalda y la barba de gurú
    Un estudio reciente de la Universidad de Abertay (Escocia), publicado en la revista Nature Communications, sostiene que las mujeres se sienten atraídas por los hombres de pómulos marcados y mandíbulas grandes. Esta investigación abunda en la idea de que “el macho humano clásico” gusta por motivos biológicos, pues estas características físicas están relacionadas con un fuerte sistema inmune y grandes niveles de testosterona. Esta hormona es la que impulsa los rasgos marcadamente masculinos: espalda ancha, mandíbulas grandes, torso en forma de “V”, estatura más allá de 1,80 cm etc. Estos rasgos son como las plumas de colores para el pavo real. Los diferenciadores sexuales. Cuanto más pronunciados son, más testosterona se ha puesto en el guiso y, claro, pensando como lo haría una chimpancé, son rasgos sexualmente atractivos. El voto positivo a la barba tienen que ver con esto. El vello en la cara es un rasgo diferenciador del macho. Barnaby Dixson y Robert Brooks, de la Universidad del Sur de Gales, tras realizar una serie de experimentos con mujeres y hombres heterosexuales, llegaron a la conclusión de que los hombres con una barba de 10 días son considerados más atractivos, más “masculinos” y más saludables que los que tienen más o menos cantidad de pelo en la cara. Pero cuidado con la longitud de la barba. Si es excesivo, tipo gurú, ejerce un efecto contrario, deja de ser un reclamo de masculinidad para apreciarse como un nido de parásitos, y eso ya no es sexy.
  3. Mejor que huela a ti
    Sobre el olor corpora ―según explica Desmond Morris en “El mono desnudo”— al llegar a la madurez nos atraen los olores a flores, a aceite o a almizcle. Podemos detectar la presencia de almizcle incluso cuando está diluido a razón de una parte por ocho millones de partes de aire. El hombre produce este aroma de forma natural, y el uso de perfumes o geles aromáticos lo camufla.
  4. El coche y los regalos para el nido
    No es frivolidad, sino garantía evolutiva de que el macho podrá hacerse cargo de la prole. No hay más que ver a muchas aves llevando “regalos” a la hembra, para que haga un nido confortable, y así entender el porqué de los ramos de flores o el símbolo del anillo de compromiso. Esto es lo que parece que hay detrás de un macho conduciendo un buen coche: garantía de que podrá cuidar de la cría humana durante el largo tiempo que dura la infancia. El asunto del estatus social puede expresarse en múltiples facetas, y explica binomios extraordinarios, como el de Carla Bruni y Nicolas Sarkozy. Pero, de entre todo lo que he leído, hay una teoría que me parece extraordinaria.  En The Mating Mind (Una mente para emparejarse), Geoffrey Miller sugiere que la rápida evolución del tamaño del cerebro en los humanos, que creciera, y por tanto nos hiciéramos más inteligentes, tiene que ver con la selección que hacemos las homínidas. Las mujeres, dice Miller, elegían a los hombres de éxito y esto hizo que el Homo Sapiens evolucionara. Según Miller, no hace falta ser Picasso para resultar sexy. Pero una demostración modesta es mejor que nada.
  5. Los besos húmedos sirven para evaluar al macho
    Helen Fisher, antropóloga y una celebrida en investigación sobre el comportamiento humano, se puso a escudriñar los besos. Sus conclusiones: “Tenemos pruebas de que la saliva contiene testosterona. Y también hay evidencias de que a los hombres les gustan los besos húmedos, y con la boca más abierta. Me sugiere que intentan transferir testosterona para alentar el apetito sexual de las mujeres”. Fisher asegura que durante el beso la mujer hace un auténtico chequeo sexual de su pareja. Sus sensores de homínida le ponen a detectar niveles de testosterona e, inconscientemente, evalúa si está besando a un buen candidato.
  6. Por fin, el pene grande
    Un estudio de la Asociación Española de Andrología establecía la longitud media del pene en erección en 13,58 centímetros, con un diámetro de 3,82 cm. Y bien, ¿por qué mejor si es grande? Una investigación reciente de la Universidad Nacional de Australia corroboró que las mujeres tienen en cuenta el tamaño del falo si tienen la oportunidad de verlo antes de mantener relaciones sexuales. Los investigadores australianos creen que la selección femenina a lo largo de miles de años puede haber causado que los hombres hayan desarrollado penes más largos durante la evolución humana, un miembro que en la postura erguida del ser humano resulta «prominente y particularmente llamativo». El pene humano es muchísimo más grande en proporción con el tamaño corporal que el de cualquier primate. El del orangután, por ejemplo, es una ridiculez.
    Algunos estudios indican que la preferencia por un pene más grande puede deberse a que proporcionen mayores orgasmos o un mayor nivel de satisfacción sexual. Desmond Morris explica que un pene grande roza y presiona el clítoris con más frecuencia durante la postura más comúnmente elegida entre los de nuestra especie, el misionero.

Puntuación del test
La máxima puntuación son 22 puntos

Talla de camisa
Woody Allen (0)  Di Caprio (1)  Daniel Craig (2)
Tamaño de la mándibula
De 2 a 4 galletas (0)  Entre 4 y 6 (1) Más de 6  (2)
Tono de voz
Tenor (0)  Barítono (1)  Bajo (2)
Barba tipo…
Justin Bieber (0)  Gurú (0) Guardabosques (1) Intelectual (2)
¿Has ganado alguna medalla?
De judo en el cole (1)   Siempre gano (2) De consolación (0)
¿Haces regalos?
Flores silvestres (1) Sartenes (2)  Diamantes (3) No hago regalos (0)
¿Qué tipo de coche tienes?
Utilitario (1) Gama media (2) Gama alta (3) Voy en metro (0)
Tipo de besos
Cortos y secos (1)  Largos y húmedos (2)
¿Utilizas perfume?
Dulce (0)  Almizcle (3)  Salvaje y natural (2)
Tamaño de tu pene
Entre 4 y 9 cm (0)  Entre 10 y 16cm (1)  17cm o más (2)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

10 pensamientos en “¿Qué hace que un hombre sea sexy? (Comprueba tu puntuación en este test científico)

  1. Pingback: Test de atractivo sexual para elegir novio (y mejorar la especie)

  2. luisa

    Me ha encantado esta publicación; siempre he pensado que muchas cosas de esta vida que nos parecen derivadas del azar tiene una base científica y evolutiva.
    Es muy curioso que la selección de tu pareja y el enamoramiento tenga un “fondo inconsciente” de mejorar la especie.
    un abrazo, sigue así.

    Responder
  3. Eduardo

    Me parece genial que se hable de estos temas desde un punto de vista científico, pero me parece mejor todavía la explicación de que el test es un mero divertimento, puesto que el ser humano, a parte de seguir siendo un animal, también está modelado por la cultura y que quizá ciertas “deficiencias” se puedan compensar de otra forma, quizá con un gran intelecto.
    En cuanto a la explicación científica, demuestra, que por muy superiores que nos creamos al resto de los animales, en el fondo no dejamos de ser eso, animales, muy primarios en cuanto a elegir pareja.
    También explica por qué los bajitos lo tenemos más jodido para ligar…

    Responder
  4. UN dudoso

    Me parece interesante el articulo pero no entiendo como medir el ancho de la mandíbula con galletas de desayuno, ¿es referido a cuantas galletas entran a la vez o como?

    Responder
  5. Pingback: Test de atractivo sexual para elegir novio (y mejorar la especie) | UDUAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 + tres =