Un bozal para callar a las mujeres

f0GQpQe

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, los estados civilizados, uno tras otro, abolieron la tortura —oficialmente—. Antes, ocurrían cosas como esta:

“Una mujer molesta y enfadada, discute con sus vecinos y rompe la paz pública, aumenta la discordia y es intolerable para la vecindad”, explicaba una sentencia. En ese caso, había que castigarla con una brida de hierro (Scold’s Bridle), una máscara metálica, una jaula que encajonaba su cabeza, un bozal con un hierro que entraba en la boca y se apoyaba sobre la lengua, y que impedía que la mujer hablara.

El bozal de hierro fue un invento británico, posiblemente escocés, fabricado para humillar y castigar el cotilleo y las disputas ocasionadas por mujeres, y se utilizó entre los siglos XVI y XIX. El hierro sobre la lengua solía ocasionar heridas, y algunos modelos llevaban una campanilla incorporada, para que se escuchara a la mujer cuando se acercaba. En la parte trasera podía anudarse una cuerda, para pasear a la castigada por la calle y que sufriera la humillación y burla de los vecinos.

tortura 2013-10-09 a las 10.52.22

En algunas casas tenían un gancho en la pared, al lado de la chimenea, donde la esposa podía ser encadenada hasta que prometiera contener su lengua. Aunque el uso del bozal podía decidirlo el marido, normalmente era una sentencia ordenada por un magistrado. La condena podía durar de 30 minutos a varias horas.

Hay más de 50 bridas de varios tamaños y estilos en museos, iglesias y ayuntamientos británicos. Una de ellas está expuesta en la Torre de Londres. Otra, de 1632, está en una vitrina en la sacristía de una iglesia junto al puente Walton, en el Támesis, con esta inscripción: “… brida para contener lenguas de mujer que mantienen conversaciones demasiado ociosas”.

Con esto, me han entrado unas ganas locas de hablar por las paredes. ¡Y a ver quién me calla!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

14 pensamientos en “Un bozal para callar a las mujeres

  1. Pingback: Un bozal para callar a las mujeres | Los antisistema son:

  2. Felix

    Menos mal que hemos evolucionado, seguro que ahora hay version para hombre, de lujo, para niños…

    Apple creo que ya tiene la patente para el iBozal, invento util donde los haya!

    Responder
  3. Jose

    Cuando oigo decir que las mujeres dicen muchas tonterías, respondo que quizás los hombres no digan tantas pero las hacen.

    Responder
  4. miguel

    Deberían tener uno de estos patentados pero no para mujeres u hombres, sino para gilipollas en general, sin discriminar género ni condición, bozal para gilipollas, el mundo sería un lugar mucho más bonito…aunque puede que menos divertido, pero estoy dispuesto a asumir el riesgo

    Responder
  5. Andres

    No entiendo… yo creí que la nota trataba de mostrar la índole criminal del uso de semejante artilugio, mostrsrlo como una brutalidad del pasado… pero todos los comentarios proponen nuevos usos… supongo que la edad media no termino aún…

    Responder
    1. Sandra

      Exacto Andrés yo también estoy sorprendida de la misoginia de los comentarios. Qué decir de sabrina: la mujer es el peor enemigo de la mujer. Mujeres tan dañadas por el machismo que creen es chistoso burlarse de la humillación de los similares. En fin que tristeza.

      Responder
  6. Claudia Jéldrez

    Como dice Stacey Ann Chin: Toda la opresión está conectada. La esclavitud cambia de forma con los años y debemos estar atent@s a todas sus manifestaciones. En nuestros días no tenemos los bozales, pero si la TV y tavistock, junto a revistas de moda que son un bozal para la mente. Nos deseo fuerza y libertad. <3 <3 <3

    Responder
  7. Pingback: Un bozal para las mujeres ‘lenguaraces’ | El Ventano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − 7 =