Cuando enseñar el pecho no se discute

cancer

Rosemarie Triebe, 62 años, oficinista. Paciente recuperándose de un cáncer de mama en Berlín (Alemania)

“Si se utilizan, es porque funcionan”. Esta verdad de perogrullo la rumia mi amiga Morgana mientras se merienda el conflicto desatado por las mujeres de FEMEN con sus “pechos fuera” sacralizando el aborto. Hay diversos y extraordinarios motivos para mirar los pechos de una homínida. Y uno de ellos es que a día de hoy siguen acalorando. El canal CBS, encargado de emitir en directo la 55 edición de los premios Grammy, envió un correo electrónico a los invitados a la ceremonia solicitando que los “traseros y pechos femeninos estén tapados adecuadamente”. Añadía: “Por favor, eviten prendas con transparencias que puedan exponer los pezones de las mujeres”.

¿A veces sí y a veces no? Usar los pechos como bandera tiene la aprobación social según el contexto. “¿Hay que contextualizar el escote?”, pregunta Morgana. “¿Por qué?” Y yo me encojo de hombros.

Campañas para apoyar la lactancia materna

La expulsión de una madre sevillana de una tienda de ropa cuando daba el pecho a su hijo abrió el pasado mes de agosto (una vez más) el debate sobre amamantar a los bebés en público. En nuestro país no está amparado por ninguna ley y esto permite que algunos establecimientos se basen en su política de admisión para poder echar a una madre que amamanta. De entre todas —hay muchas— las campañas defendiendo la naturalidad de amamantar a un hijo, destaco una acción británica. Se trata de una exhibición con obras creadas por estudiantes de diseño del Saint Martin’s College of Art & Design. Crearon siete magníficos pósters para promover la lactancia entre los jóvenes. Estos son dos de ellos. El de Einstein, me encanta.

Captura de pantalla 2013-10-11 a las 11.35.25

pechobuenalla 2013-10-11 a las 11.06.22

Con un solo pecho, y contra el cáncer

En España se diagnostican cada año unos 22.000 nuevos casos de cáncer de mama, de los que unos 4.500 acaban en metástasis. Dos sociólogos franceses aprovecharon la publicidad que le dio Facebook a la aplicación Instagram para crear Boobstagram, una web donde mujeres de todo el mundo enseñan los senos, cubiertos o descubiertos, con una causa que explican así: “Mostrar tus pechos en internet es bueno. Mostrárselos a un doctor es mejor”. La campaña “Touch Yourself” (tócate a ti misma) estaba dirigida exactamente a quitar a las mujeres el miedo, que aún existe, a explorar su propio pecho.

6c42ccdeda01ce35bdace906678b171e

Contra el negocio con dictadores

En inglés, el eslogan es magnífico: “Support breasts, not dictators” (Sujeta/apoya los pechos, no a los dictadores). Fue lo más sonado de una campaña británica dirigida a multinacionales que hacían negocios con la dictadura birmana en 2011. Los creativos que desarrollaron este póster, el busto de una mujer con un sujetador de púas, Creative Activism Thursday, dirigieron su mensaje a una empresa de lencería que había decidido mantener su negocio. Funcionó.

supportbreasts_220

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “Cuando enseñar el pecho no se discute

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − = 3

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es