Archivo por meses: octubre 2013

Cuando enseñar el pecho no se discute

cancer

Rosemarie Triebe, 62 años, oficinista. Paciente recuperándose de un cáncer de mama en Berlín (Alemania)

“Si se utilizan, es porque funcionan”. Esta verdad de perogrullo la rumia mi amiga Morgana mientras se merienda el conflicto desatado por las mujeres de FEMEN con sus “pechos fuera” sacralizando el aborto. Hay diversos y extraordinarios motivos para mirar los pechos de una homínida. Y uno de ellos es que a día de hoy siguen acalorando. El canal CBS, encargado de emitir en directo la 55 edición de los premios Grammy, envió un correo electrónico a los invitados a la ceremonia solicitando que los “traseros y pechos femeninos estén tapados adecuadamente”. Añadía: “Por favor, eviten prendas con transparencias que puedan exponer los pezones de las mujeres”.

¿A veces sí y a veces no? Usar los pechos como bandera tiene la aprobación social según el contexto. “¿Hay que contextualizar el escote?”, pregunta Morgana. “¿Por qué?” Y yo me encojo de hombros.

Campañas para apoyar la lactancia materna

La expulsión de una madre sevillana de una tienda de ropa cuando daba el pecho a su hijo abrió el pasado mes de agosto (una vez más) el debate sobre amamantar a los bebés en público. En nuestro país no está amparado por ninguna ley y esto permite que algunos establecimientos se basen en su política de admisión para poder echar a una madre que amamanta. De entre todas —hay muchas— las campañas defendiendo la naturalidad de amamantar a un hijo, destaco una acción británica. Se trata de una exhibición con obras creadas por estudiantes de diseño del Saint Martin’s College of Art & Design. Crearon siete magníficos pósters para promover la lactancia entre los jóvenes. Estos son dos de ellos. El de Einstein, me encanta.

Captura de pantalla 2013-10-11 a las 11.35.25

pechobuenalla 2013-10-11 a las 11.06.22

Con un solo pecho, y contra el cáncer

En España se diagnostican cada año unos 22.000 nuevos casos de cáncer de mama, de los que unos 4.500 acaban en metástasis. Dos sociólogos franceses aprovecharon la publicidad que le dio Facebook a la aplicación Instagram para crear Boobstagram, una web donde mujeres de todo el mundo enseñan los senos, cubiertos o descubiertos, con una causa que explican así: “Mostrar tus pechos en internet es bueno. Mostrárselos a un doctor es mejor”. La campaña “Touch Yourself” (tócate a ti misma) estaba dirigida exactamente a quitar a las mujeres el miedo, que aún existe, a explorar su propio pecho.

6c42ccdeda01ce35bdace906678b171e

Contra el negocio con dictadores

En inglés, el eslogan es magnífico: “Support breasts, not dictators” (Sujeta/apoya los pechos, no a los dictadores). Fue lo más sonado de una campaña británica dirigida a multinacionales que hacían negocios con la dictadura birmana en 2011. Los creativos que desarrollaron este póster, el busto de una mujer con un sujetador de púas, Creative Activism Thursday, dirigieron su mensaje a una empresa de lencería que había decidido mantener su negocio. Funcionó.

supportbreasts_220

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un bozal para callar a las mujeres

f0GQpQe

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, los estados civilizados, uno tras otro, abolieron la tortura —oficialmente—. Antes, ocurrían cosas como esta:

“Una mujer molesta y enfadada, discute con sus vecinos y rompe la paz pública, aumenta la discordia y es intolerable para la vecindad”, explicaba una sentencia. En ese caso, había que castigarla con una brida de hierro (Scold’s Bridle), una máscara metálica, una jaula que encajonaba su cabeza, un bozal con un hierro que entraba en la boca y se apoyaba sobre la lengua, y que impedía que la mujer hablara.

El bozal de hierro fue un invento británico, posiblemente escocés, fabricado para humillar y castigar el cotilleo y las disputas ocasionadas por mujeres, y se utilizó entre los siglos XVI y XIX. El hierro sobre la lengua solía ocasionar heridas, y algunos modelos llevaban una campanilla incorporada, para que se escuchara a la mujer cuando se acercaba. En la parte trasera podía anudarse una cuerda, para pasear a la castigada por la calle y que sufriera la humillación y burla de los vecinos.

tortura 2013-10-09 a las 10.52.22

En algunas casas tenían un gancho en la pared, al lado de la chimenea, donde la esposa podía ser encadenada hasta que prometiera contener su lengua. Aunque el uso del bozal podía decidirlo el marido, normalmente era una sentencia ordenada por un magistrado. La condena podía durar de 30 minutos a varias horas.

Hay más de 50 bridas de varios tamaños y estilos en museos, iglesias y ayuntamientos británicos. Una de ellas está expuesta en la Torre de Londres. Otra, de 1632, está en una vitrina en la sacristía de una iglesia junto al puente Walton, en el Támesis, con esta inscripción: “… brida para contener lenguas de mujer que mantienen conversaciones demasiado ociosas”.

Con esto, me han entrado unas ganas locas de hablar por las paredes. ¡Y a ver quién me calla!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

La muñeca Barbie ¡absuelta!

Captura de pantalla 2013-10-01 a las 10.14.32

Si la hubieran encarcelado, se habría escurrido entre los barrotes sin necesidad de meter barriga. La Barbie —y su extrema figura fina— ha sido víctima de una caza de brujas. El pecado: su presunto efecto adverso en la imagen corporal que las niñas fijan en la infancia. Sin embargo, un equipo de investigadores británicos anunció que, lejos de representar un modelo a seguir, se trata de la muñeca que más a menudo se mutila y tortura durante la infancia.

“Jugar con Barbies quita el apetito”, acusan desde la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación (EDPA) Durante décadas —Barbie tiene más de 50 años— los críticos sociales han asumido que las niñas la idolatran, y que quieren ser desproporcionadas, como ella. Pero las niñas no son tontas.

Las partes móviles de Barbie facilitan su descuartización y, según un estudio de la Universidad de Bath, dirigido por Agnes Nairn: “las niñas ven la tortura a Barbie como un juego legítimo”. Los tipos de daño son variados y creativos, y van desde raparles el pelo, la incineración en varias modalidades, hasta prolongadas experiencias en el microondas. La razón, según Nair, es que las niñas ven en Barbie “un juguete inanimado, y no un tesoro”.

El frágil icono de plástico no es ideal de nada, de lo que me alegro. Un equipo de psicólogos holandés, del Behavioural Science Institute, probó los efectos de jugar con muñecas delgadas en la imagen corporal en niñas de entre 6 y 10 años, y la ingesta de alimentos. Los grupos fueron asignadas al azar para jugar con una muñeca delgada, una muñeca de tamaño medio o con Legos. Después de 10 minutos, participaron en una prueba de sabor y completaron cuestionarios sobre la imagen corporal. No se encontraron diferencias en ninguna de las variables de imagen corporal. Una salvedad: las que jugaron con la muñeca de tamaño medio comieron significativamente más alimentos.

Sí es cierto que hay un estudio británico, del departamento de psicología de la Universidad de Sussex, que encontró cierta relación entre Barbie y el apetito, pero por los pelos. Estudiaron a la ubicua muñeca como una posible causa de la insatisfacción corporal. El experimento se hizo con 162 niñas, de 5 a 8 años. Unas jugaron con Barbies y las otras con Emme, una muñeca diseñada por la EDPA que cumple con las medidas de “mujer normal”. Los investigadores encontraron cierta diferencia en las niñas más pequeñas, algo más preocupadas por la delgadez las que jugaron con Barbies. Sin embargo, la diferencia (el impacto negativo) desaparecía en las de ocho años. A esa edad las Barbies habían dejado de ejercer su maligna influencia.

JUICIOS A BARBI

Barbie ha sido sometida a variados y jugosísimos juicios populares a lo largo de su vida. Estos son los más sobresalientes.

Problema con las matemáticas

En 1992 nació la Teen Talk Barbie, la Barbie que habla. Cada muñeca estaba programada para decir 4 frases entre 270 posibles. Por ejempo: “¿alguna vez tendremos suficiente ropa?”, “¡¡adoro ir de compras!!, “hacemos una fiesta de pizzas!”… Y ahí va la más polémica: “¡La clase de matemáticas es dificilísima!”. Aunque solo lo decía el 1.5% de las muñecas que se vendieron, fue duramente criticado por la American Association of University Women. Mattel  devolvió el dinero a quienes quisieran cambiarla. De la frase “¡adoro ir de compras!”, nadie dijo nada.

Mexicana con pasaporte

En abril de 2013 salió al mercado la serie Barbie Muñecas del Mundo. Vestían los trajes típicos de diferentes países. La polémica llegó porque la modelo mexicana incluía pasaporte.

Advertencia del FBI

En 2010 se lanzó  Barbie Video Girl, con una cámara de vídeo incorporada, que permitía grabar secuencias de hasta 30 minutos que podían subirse a internet. El FBI advirtió, en una nota privada, que la muñeca se podría utilizar para producir pornografía infantil.

No apta para discapacitados

En 1997 nacio Becky, una Barbie en una silla de ruedas de color rosa.  Kjersti Johnson, una estudiante de 17 años de Tacoma, Washington, con parálisis cerebral, denunció que la muñeca no cabía en el ascensor de 100 dólares de la maravillosa Barbie Dream House.

Embarazada sin boda

En 1960 arrasó la Barbie embarazada. Hubo críticas de todo tipo, por ejemplo, que podía inducir el deseo de embarazos prematuros, pero los más vehementes criticaron que la muñeca no llevaba anillo de casada.

La Barbie peluda.

Ha sido la novedad de este mes de Agosto: una Barbie con vello corporal, y maquinilla de afeitar. Los grupos contrarios a la depilación, vista como “tortura estética”… la condenaron, supongo, a pasar por el microondas.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest