15 curiosos líos de faldas

 

"Me pongo falda, pero no me saques la cara"

“Me pongo falda, pero no me saques la cara”

“Hay dos tipos de vertebrados que llevan falda, las mujeres y los escoceses” me comenta Chris, experto herpetólogo y amigo virtual. “A mí me gustaría llevar faldas largas de vuelo, de las que se mueven cuando giras”, dice Héctor, de 10 años. “No sé si me pondría falda, pero me molesta no poder hacerlo”, dice Juan, de 45. Y Óscar, colega periodista y un héroe de las bermudas de colores en verano, se resiste: “Nunca me ha parecido una prenda cómoda, la verdad”.

La tácita ley de la falda: Los hombres no pueden llevarla y a las homínidas, en ocasiones, nos la imponen. A veces, la cultura nos anuda. En otros lugares y en otros tiempos la falda fue de hombre, tanto como de mujer el pantalón. Pero, a día de hoy, en Occidente, un trozo de tela que va por encima, o por debajo, de la rodilla sigue siendo una bandera que diferencia géneros

1. Expulsado del cole

Hace unos meses, en Brasil, en una escuela de Sao Paulo, un alumno fue al cole vestido con falda el día de la celebración de una fiesta tradicional. Un profe le echó del aula y a los pocos días la anécdota se convirtió en una reivindicación. Un grupo de chavales apareció en el cole con faldas de colores, y a medida que transcurrió el tiempo se unieron más niños y padres reivindicando que la falda no tiene sexo. Pero lo tiene. En los colegios con uniforme españoles, los niños no pueden llevar falda (nunca) ni las niñas pantalón (en esto hay excepciones).

Los niños del colegio de Sau Paulo

Los niños del colegio de Sau Paulo

2. Es el futuro, al menos galáctico

Starfleet_dress_uniform,_2365En los últimos episodios de Star Trek: The Next Generation, los uniformes de la tripulación del Enterprise incluían una variante con vestido, entre granate y negro, que dejaba al aire las pantorrillas de Picard y los suyos. En el libro The Art of Star Treck, explican que la falda diseñada para el hombre “es un desarrollo lógico, que ofrece la total igualdad de sexos que se espera que exista en el siglo XXIV”.

 

3. Las parisinas no podían usar pantalón

Las parisinas pueden ahora ponerse pantalones en la calle, aunque no lleven “las riendas de un caballo” o estén “al timón de una bicicleta”, tras la anulación, a principios de 2013, de una ley de hace más de 200 años que prohibía a las mujeres vestir esa prenda en público. La prohibición venía de una vieja ordenanza municipal de la época de Napoleón I. Según esa ley, las mujeres que vistieran pantalones en público podían ser arrestadas por la policía francesa.

4. Los hippies y el Lacost

En los años sesenta hubo una gran reacción contra la cultura norteamericana y europea por la distinción en la ropa entre el hombre y la mujer. Al grito de ROPA UNISEX se buscó eliminar las diferencias textiles. Los hombres raras veces se pusieron falda, pero si adoptaron pantalones morados, el pelo largo, las camisas de flores y… así llegó el rosa incluso a los polos de Lacost.

5. Castigado a vestir de bailarina

Gary Fraser debió tomarse los entrenamientos con poco interés. Centrocampista del Partick Thistle, equipo de la Premier escocesa, sus compañeros de equipo le impusieron un castigo que suelen emplear para aleccionar a los jóvenes: entrenar con un extravagante vestido rosa de bailarina de ballet.

imagen

6. El ingeniero en falda

En los años 70, un ingeniero del Instituto de investigación de Stanford (SRI), promovió activamente en EEUU el uso de faldas para hombres. Apareció en programas muy populares de la época (The Tonight Show Starring Johnny Carson y el Phil Donahue Show). Escribió un libro: “Skirts for Men: the advantages and disadvantages of various forms of bodily covering” en el que argumentaba que los hombres deberían llevar faldas tanto como símbolo contra las diferencias de género, como por motivos prácticos “evitar las rozadoras en la ingle”, entre otros.

Captura de pantalla 2014-01-23 a las 17.25.08

 

7. ¿Qué tienen en común Mick Jagger, David Bowie…?

En la década de los 80, numerosos diseñadores de moda trataron de adoptar la falda como prenda masculina. Jean-Paul Gaultier, Giorgio Armani, John Galliano, Kenzo, Rei Kawakubo, Marc Jacobs y Yohji Yamamoto crearon extraordinarios diseños. Pero no lograron popularizarla. En 2003, el Metropolitan Museum of Art hizo una exposición, pagada por Gaultier, titulada Bravehearts: Men in Skirts. La frase de promoción de la exposición era: “¿Qué tienen en común Mick Jagger, David Bowie, el Príncipe Carlos y Boy George?: Una falda en sus armarios”.

8. El heavy con falda

El cantante de Guns N’ Roses‘, Axl Rose, revolucionó el look del rock durante su gira de presentación de Use Your Illusion. Su falda escocesa es uno de los artículos de colección del Hard Rock Cafe.

guns

 

9. Los conductores de tren en días de calor

El pasado mes de Junio, una docena de conductores de tren en Suecia decidieron desafiar la ola de calor que sufría el país vistiendo faldas. Lo hicieron para protestar contra la prohibición de la compañía de usar pantalones cortos. Eran los empleados de la línea de ferrocarriles Roslagsbanan, que conecta Estocolmo con el norte de su periferia. Los maquinistas aseguraban que tenían que resistir temperaturas en cabina de hasta 35 grados centígrados.

esq-swedish-train-drivers-skirts-061013-xlg

10. La revuelta turca para usar pantalón

El Parlamento turco aprobó eliminar la normativa que prohibía a las diputadas llevar pantalones en el hemiciclo. El artículo 56 de la regulación interna del parlamento rezaba: «Las damas deben vestir un ‘tailleur’», un traje que combina chaqueta y falda. La impulsora de esta liberalización fue la diputada Safak Pavey, del Partido Republicano Popular (CHP). Pavey inició una campaña, indicando que no se sentía cómoda enseñando su pierna artificial, y exigiendo el derecho a llevarla cubierta. Pavey comenzó a vestir pantalones, sin que nadie se atreviese a multarla

safak-Pavey1

11. Badminton enseñando piernas

La Federación Mundial de Badminton (BWF) quiso obligar a las jugadoras a llevar falda en los torneos para “asegurar una atractiva presentación” de este deporte. Copiando el estilo del tenis, la BWF introducía esta nueva vestimenta. No obstante, aquellas que lo deseen podrán llevar un pantalón, aunque siempre debajo de la falda.

12. Las boxeadoras dijeron NO

Las boxeadoras, que competían por primera vez en la historia olímpica en los Juegos de Londres, no estuvieron obligadas a llevar faldas sobre el ring, pero casi. La AIBA recibió duras críticas y decidido dar marcha atrás. “En todas las competiciones organizadas bajo la égida de la AIBA, las boxeadoras tendrán que llevar un maillot rojo o azul y, según su elección, un pantalón corto o una falda”, recoge el nuevo reglamento.

13. Enfermeras hasta el gorro

El Tribunal Supremo declaró anticonstitucional la obligación de la empresa Clínicas Pascual de que sus enfermeras de consultas y planta vistan falda, cofia y medias, frente a la posibilidad de sus compañeras de quirófano y personal masculino de usar pijamas sanitarios. El Supremo anulí, así, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que falló a favor de la dirección de la clínica. «La uniformidad femenina que exige la empresa tiene un cierto componente tradicional o antiguo, que se vincula con una serie de valores próximos a una posición no equilibrada de la mujer en relación con la de los hombres», según el alto tribunal.

14. La violación y la culpa

Después de la salvaje violación a una estudiante de 23 años, en un autobús de Delhi, los hombres  organizaron una protestas simbólica: vestir faldas públicamente para “gritar” contra la violencia de género. Su lema era este: “¿Por qué llevar falda te hace diferente? Nuestra aparición es una forma irónica de mostrar el absurdo de la idea de que la ropa que lleva una mujer puede invitar a que sea violada. Llevamos falda como símbolo del apoyo a las mujeres para que puedan vestir como quieran, ser lo que son, disfrutar sus derechos y vivir seguras en la ciudad”.

enhanced-buzz-wide-27056-1358273541-14

15. Asalto en Bogotá, y el inolvidable bochorno español

El pasado mes de Noviembre, en medio de una tormenta mediática por la violación de una joven frente a un reconocido restaurante, unas 20 mujeres, todas con minifalda, se congregaron para rechazar la violencia de género. Las mujeres se manifestaron frente al restaurante Andrés Carne de Res y lanzaron arengas contra su propietario, cuyas declaraciones en días pasados parecieron justificar la supuesta violación por considerar una joven de 19 años provocó el ataque por usar minifalda. En España, fue de bochorno, en el año 1989 cuando el Tribunal Supremo confirmó la sentencia del denominado “caso de la minifalda”, dictada por la Audiencia de Lérida, en la que se señalaba que la joven de 17 años María José López “pudo provocar, si acaso inocentemente, al empresario Jaime Fontanet por su vestimenta”.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ cinco = 11