Archivo por meses: Diciembre 2014

Razones por las que un hombre es mejor que el turrón de chocolate

Art-portrait-oil-font-b-painting-b-font-font-b-NUDE-b-font-NAKED-font-b

Si sucede que despiertas de la siesta, y dudas entre ese hombre templado que aún descansa, o el deleite del turrón en tu boca, has de saber que es científicamente recomendable elegir hombre.

Es posible dudar. El turrón no pide nada, puedes comerlo delante de tu madre, y el surtido de la caja incluye variedades con almendra, yema, revestido de chocolate, más o menos dulces… Pero el cuerpo de un hombre ofrece dos metros cuadrados de piel a explorar, llena de surcos, laderas y otros accidentes geográficos; viene sin azúcar y gluten free, su envoltorio es reciclable, y consumirlo no engorda y es gratis. Solo con rozarlo, un hombre es increíblemente beneficioso para el sistema inmune y la sonrisa.

Si el día es frío, y hoy lo es, un hombre te calienta los pies, el turrón no. De su piel más caliente fluye calor hasta que las dos superficies en contacto alcanzan el equilibrio térmico. Como si rescatara a un alpinista al borde de la congelación, la trasferencia de calor hará que en poco tiempo tus pies y manos se templen.

La tarde, hoy, también es larga. Hay tiempo y el cuerpo de un hombre sirve para jugar. El juego es una actividad de ensayo-error. Aprendemos jugando, y, para que juguemos más, la biología cuenta con la estrategia del placer. Un cuerpo humano es de los entretenimientos de adulto más interesantes que existen. Hay más posturas sexuales que piezas de colores en el cubo de Rubik, y cuanto más se practican, más colores encajan.

Ese juego de cama y sofá es mejor que salir a andar, y no hace falta llevar bufanda. Bastan seis minutos, lo que suele durar por término medio jugar al sexo. En esa mini eternidad, más o menos lo que tardan en ponerse al dentes los espaguetis, el gasto energético supone la pérdida de 21 calorías, aproximadamente lo mismo que dedicar esos seis minutos a caminar. No es mucho, pero da para después comerse el turrón sin culpa, y sin pasar frío.

El sexo te vacuna contra la gripe. Entre lo mucho que fluye dentro de ti cuando haces el amor, ocurre que una particular hormona, dehidroepiandrosterona (DHEA), se anima bajo las sábanas. La DHEA no asoma cuando te relames con el turrón, pero sí cuando disfrutas de ese hombre que acaricia. La DHEA, durante el sexo, incrementa hasta en un 30% los niveles de unos anticuerpos que se llaman inmunoglobulinas A. Y tu sistema inmune reverdece. La inmunoglobina A es un antígeno que combate la gripe, así que tenemos a nuestro lado un paisaje templado en 3D y una vacuna natural.

Es más beneficioso que la dieta mediterránea: se acelera el ritmo cardiaco de una forma sana, y mejora el estado general del sistema vascular y las arterias. Un estudio de la Queens University de Belfast mostraba que la práctica sexual de dos o más veces a la semana reduce en un 50% la posibilidad de un ataque al corazón. Además, las heridas —las físicas— cicatrizan mejor y más rápido (según otro estudio de la Ohio State University Medical Center), y mejora la presión arterial diastólica, esto es, el número que aparece abajo cuando se calcula la presión sanguínea, según otro estudio publicado en Annals of Behavioral Medicine.

Y qué decir de lo mucho que gana la sonrisa. Si Google desarrollara unas gafas verdaderamente maravillosas, serían las que nos permitieran vernos por dentro, unas gafas todo lo cool que quieran, con las que pudiéramos observar el río de hormonas que producimos, el enredo de neurotrasmisores activados cada vez que miramos, besamos, tocamos, lamemos o abrazamos el cuerpo de un hombre.

Casi a tientas, los que investigan cerebros hablan a menudo de una hormona, probablemente la más noble, la oxitocina. La producimos de forma natural, unos más, otros menos. Niveles altos de esta hormona están asociados a sufrir menos estrés, a tener menos miedos, a sentirte más unido a los tuyos, incluso a disfrutar de la música y, entre otras muchas bondades, a sentirse enamorado.

Y ahí está. Fuera hace frío, y hay tiempo. Basta con abrazar el cuerpo de un hombre para que los niveles de oxitocina aumenten en tu torrente sanguíneo. Un abrazo es una mina geotérmica. Y si asoma con la primera caricia, brota como un géiser durante el orgasmo.

El turrón, revestido de chocolate, también tiene buenas razones. El chocolate es un placer a mano y es un alimento rico en feniletilamina, que parece suplir con inocencia las carencias naturales de la oxitocina.

¿Pero puede el turrón conseguir la misma sonrisa derivada del disfrute del cuerpo de un hombre? En Escocia, en la Universidad de Edimburgo, han investigado con ratones qué ocurre con la oxitocina tras el orgasmo. A las 48 horas los niveles de esta hormona tesoro permanecen todavía altos, y los ratones se muestran sumamente fieles y unidos como en un vínculo de por vida. Al turrón, sin embargo, le olvidaremos hasta las próximas navidades.

Con mis mejores deseos para 2015 🙂

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El club de los hombres maduros vírgenes. ¿Qué harías con ellos?

 

"Ángel caído", de Alexandre Cabanel

“Ángel caído”, de Alexandre Cabanel

Terapeutas y sexólogos acuerdan que se trata de un “maduro virgen” si no ha tenido sexo con penetración a los 30 años. De ahí partimos. Le ocurrió el sábado a mi amiga Morgana. Conoció a un hombre de 38 años virgen. “¿Qué pensaste?”, pregunto. “Que quizá había estado 20 años en coma”, responde.

Nikola Tesla, el promotor más importante del nacimiento de la electricidad comercial.

Nikola Tesla, el promotor más importante del nacimiento de la electricidad comercial.

El sabio Tesla, alto, sexy y extravagante, era miembro del club de los maduros vírgenes. El científico croata que fue, entre otras muchas cosas, el padre de la luz eléctrica para el mundo, murió a los 87 años sin sexo. Algunos lo explican porque era un obsesivo de la higiene, otros, porque para Tesla la virginidad era una virtud, y hay quien opina que no tuvo tiempo de coitos entre invento e invento. Newton, el hombre que vio la ley de gravitación universal, no tuvo pareja hasta pasados los treinta, y dicen que, con las que tuvo, nunca le cayó encima la manzana de Eva.

El hombre de Morgana fue explícito. Solo ha dado un beso a una mujer en los labios cuando era un niño, antes de la adolescencia. Confiesa que le gusta ver mujeres desnudas en internet, pero que le aburren las películas porno, le dan sueño. Nunca ha visto una mujer desnuda en directo. Él explica llegar a los 38 virgen porque no tiene libido. “Dice que debe ser algo hormonal”, me explica Morgana encogiéndose de hombros. No es un hombre religioso, ni va camino de descubrir la energía gratis para todo el mundo, sencillamente, no piensa en sexo. También, según cuenta Morgana “tiene miedo a defraudar a una posible pareja. No sabe si será capaz de dar placer a una mujer, teme no saber qué hacer. Cree que todo requiere práctica antes de disfrutarlo, y él no la tiene”.

Morgana ha quedado de nuevo con su amigo. “Dice que le gustaría dejar de ser virgen, y voy a echarle una mano”.

¿Por qué se entra en el club?

En enero de este año se publicó un estudio en Archives of Sexual Behavior sobre la virginidad en adultos. Encontraron que cuanto más se espera para tener el primer encuentro sexual, menos fácil resulta que se produzca. El 3% de los que no habían tenido experiencias a los 18 años, aún no las tenían entre los 24 y los 32. El estudio hizo un seguimiento de 2.857 participantes desde el año 1994 al 2008. Y, entre las razones por las que se llegaba al club de los adultos vírgenes, tanto para hombres como para mujeres, destacaron: las dificultades para conocer las herramientas biológicas naturales de la seducción, la baja autoestima, traumas sexuales de infancia y la ausencia de deseo.

¿Qué harías en una cita con un hombre maduro virgen?

Lo cierto es que me sorprendió que Morgana, mujer para quien el sexo pesa tanto como la gravedad universal en sus relaciones, quedara de nuevo con el hombre virgen. Así que indagué sobre la opinión de mujeres ante un maduro virgen.

Pregunté, en una investigación casera, con una muestra nada bien escogida a 25 mujeres de entre 28 y 45 años. El vídeo recoge algunas de sus respuestas. Además, encontré las ventajas e inconvenientes que mis amigas veían.

Ventajas:

  • La inocencia e inexperiencia es un valor
  • No por mucha experiencia, los hombres son mejores amantes. Si no lo ha hecho nunca, tendrá menos manías.
  • Se le puede entrenar para que practique lo que te gusta.
  • Seguro que no tiene enfermedades de transmisión sexual.
  • ¡No tiene hijos previos de otras relaciones!!
  • No presionará para tener sexo a todas horas.
  • Si no le interesa la penetración, seguro que se emplea a fondo en los alrededores

Inconvenientes:

  • Si no ha tenido ganas de sexo antes, por qué las va a tener ahora.
  • Probablemente no querrá tener hijos.
  • Lo más probable es que una se quede a dos velas
  • Será demasiado pasivo.
  • Seguro que tiene alguna enfermedad
  • Ese es raro
  • No creo que me excite un hombre sin ganas
  • Para enseñar, ya tengo a mi hijo

OTROS GENIOS DEL CLUB DE LOS MADUROS VÍRGENES

1. Henry James, autor de Retrato de una dama. Se rumoreó que era homosexual y que murió virgen porque sufría impotencia.

henry-james-people-in-film-photo-u1

2. Herbert Spencer, naturalista, filósofo, psicólogo y sociólogo británico. Sufría terribles dolores de espalda que le impedían practicar sexo. Una frase suya: “No se mide el amor por el número de caricias, sino por la frecuencia con que uno y otro se comprenden”.

herbert-spencer-writers-photo-u1

 

3. Henry Cavendish, físico y químico, el hombre que calculó la densidad de la Tierra. Era tan tímido y asocial que nunca tuvo pareja.

henry-cavendish-writers-photo-u1

4. El poeta Giacomo Leopardi muró virgen según su amigo Antonio Ranieri. De Leopardi es este verso: «¡Ay de mí, si es amor, cómo acongoja!»

giacomo-leopardi-recording-artists-and-groups-photo-u1

5- Hans Christian Andersen, autor de La Sirenita, nunca se casó y se cree que murió sin contacto sexual.

hans-christian-andersen-recording-artists-and-groups-photo-u5

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest