Grecia: del clítoris a la democracia

Grupo escultórico de Afrodita y Pan (Museo Arqueológico Nacional de Atenas)

Grupo escultórico de Afrodita y Pan (Museo Arqueológico Nacional de Atenas)

Anochecí y he despertado hablando de Grecia. La filosofía de Aristóteles y Sócrates, las matemáticas de Pitágoras, las ciudades modernas, los grandes ejércitos, ¡los Juegos Olímpicos! y, claro, la democracia (demokratia, poder o gobierno del pueblo). Les debemos grandísimas cosas a los griegos. Y fue uno de ellos, anatomista, el primero en tener en cuenta el clítoris. Rufo de Éfeso, entre los siglos I-II d.C., lo describió, y señaló que en griego existía un verbo derivado, κλειτοριάζω (kleitoriázō), que significaba «acariciar para producir placer».

Se silenció a Rufos durante años, y la literatura médica moderna no mencionó al clítoris hasta el siglo XVI, cuando un prestigioso cirujano, esta vez italiano, Mateo Realdo Colombo, contó en su libro De re anatomica las particularidades de lo que él llamó “la sede del placer femenino”.

Los estudios científicos realizados en profundidad no llegaron hasta el siglo XX, y en el libro de Conocimiento del Medio de mi hijo, en el capítulo que trata los genitales femeninos, no hay ni rastro de él. A día de hoy el clítoris, y la democracia, siguen dando sorpresas.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − = 4