Es más probable encontrar un alien que a tu media naranja

alienlove

Siento el catastrofismo romántico, y más cuando se avecina el gran día de los periquitos, pero estadísticamente es más probable encontrar un alien en la alcoba que el que duerme a tu lado sea tu alma gemela.

La teoría de la media naranja expone que existe una única persona en el mundo que es perfecta para ti, un “alguien” 100% a tu medida, una media naranja sin exprimir que aguarda este sábado el palo de selfi que olvidaron los Reyes Magos.

La literatura ha encumbrado en numerosas ocasiones el mito de la naranja a medias.

“Una bonita mañana de Abril, en una estrecha calle del barrio chic de Harujuku en Tokio, me crucé andando con la chica 100% perfecta…”. Así comienza Murakami su relato La chica 100% perfecta.

Y como le ocurre al protagonista del cuento, la teoría dice que sabrás que es tu alma gemela en cuanto le mires a los ojos.

Saco la calculadora. Hora de hacer cuentas con el amor. Si existe esa única persona que me encaja como un guante, ¿es posible dar con él, o ella? Después de los cálculos, compruebo que es más probable que aterrice un OVNI en mi balcón.

Mi alma gemela, ese ser único con un “check” en el ojo que me hará reconocerle de un vistazo, alguien nacido para mí… Primero no sé ni dónde vive ni tengo pistas sobre su cuenta en twitter. Así que la primera cuestión es esta, ¿esa media naranja habrá nacido en el momento oportuno? ¿o habrá muerto ya?

El 94% de los que podrían haber sido candidatos a nuestra media naranja ya están muertos

Saco la máquina del tiempo. La aparición del Homo sapiens puede haber tenido lugar cerca del 50.000 aC. Y se calcula que en ese tiempo se han producido 106.000 millones de nacimientos. Más de cien mil millones de seres humanos, más o menos, han pasado ya por el planeta, y sólo siete mil millones estamos vivos ahora. Así, el 94 % de los que podrían haber sido candidatos a nuestra media naranja ya están muertos. Sólo un 5,8 por ciento de todas las personas que han nacido en la historia de la humanidad están vivos hoy en día. Es bastante probable que tu otro tú sentimental haya nacido ya, y no esté entre los vivos. Eso suena horrible. Pero espera, la cosa se pone peor. Podemos no sólo limitarnos a los seres humanos en el pasado; tenemos que incluir un número indeterminado de humanos futuros. Mala suerte.

Aceptemos que eres una afortunada y tu media naranja vive en tiempo presente. Hay que asumir que tiene una edad en la que tener una relación con él no supone cometer un delito. Dándonos un margen de 15 años por encima o 15 por debajo, el número mundial de candidatos ya se reduce bastante, pero aún nos quedarían alrededor de 500 millones de posibles coincidencias. No está mal. Hay que restarle las diferencias de género  y orientación sexual, cada uno, la que guste. Ayudará que seáis de la misma cultura, no vaya a ser que tu alma gemela sea uno de los dos únicos habitantes del planeta que hablan Lemerig.

Con esto llegamos a la gran prueba de fuego.  La idea es que te das cuenta de que es él o ella cuando le miras a los ojos. Así que, para localizarle, hay que mirar muchos ojos, pero ¿cuántos? Pongamos como media que ves a 12 personas extrañas diariamente (si viajas en metro suma 100), contando con que un 10% de ellos estén en tu margen de edad, esto suma unos 50.000 candidatos a lo largo de la vida. Recuerdo que los potenciales medias naranjas vivos son 500 millones, así que, para poder echarle un vistazo a todos, nececesitas unas diez mil vidas, te vas a hartar.

Y qué hay sobre los aliens. Satélites y telescopios ofrecen últimamente grandes alegrías: nuevos planetas localizados parecidos a la Tierra en tamaño y composición, que además se encuentran en lo que los astrofísicos llaman zona de habitabilidad, es decir, a una distancia óptima de su estrella como para albergar agua líquida. Esto hace que haya científicos optimistas que están convencidos al cien por cien de que existe vida extraterrestre, aunque se trate de grises bacterias, y que en los próximos cincuenta años se podrá encontrar algún tipo de señal extraterrestre.

50 años para recibir una señal alien, diez mil vidas necesarias para dar con el amor de tu vida, ¡no hay color!

Aunque tengo que señalar que científicos serios han calculado la media del número de veces que la vida surgiría cada mil millones de años en un planeta similar a la Tierra, y sus investigaciones sugieren que la abiogénesis en otros planetas sería un evento raro e improbable. Vamos, a la misma altura del hallazgo de la media naranja.

Matemáticamente, queda demostrado que nunca voy a encontrar a mi media naranja, ¡qué liberación! Ahora aparecen 500 millones de posibles relaciones en lo que me resta de vida. Voy a lavarme los dientes.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 + = trece