El ginecólogo congoleño que ayuda a mujeres y niños violados denuncia que recibe amenazas

Denis Mukwege

El ginecólogo congoleño Denis Mukwege fundó el hospital Panzi, en la República Democrática del Congo (RDC), donde atiende a niños y mujeres víctimas de violación. Denunció que en su país “el cuerpo de la mujer se ha convertido en un campo de batalla” y que “las violaciones son un arma de guerra demasiado eficaz”. Le concedieron el premio Sájarov 2014 a la Libertad de Conciencia del Parlamento Europeo (PE) y su discurso estremeció al mundo: “Mujeres embarazas destripadas y bebes mutilados. Ese el panorama (…) Preferiría no tener que evocar esos crímenes odiosos, pero… ¿cómo permanecer callados cuando desde hace 15 años lo que vemos ni siquiera podría soportarlo el ojo de un cirujano? ¿Cómo permanecer callados cuando sabemos que esos crímenes se han planeado con un móvil económico”.

Hoy, el doctor Denis Muckwege ha regresado a Europa, invitado por la subcomisión parlamentaria:  “Pese a que se han reducido las violaciones, en nuestro hospital, todavía hemos registrado la cifra de 1.600 mujeres violadas. Esta realidad no escapa a los niños, e incluso bebés, que son violados brutalmente y necesitan de tratamientos quirúrgicos importantes. De hecho, entre los 35 menores que hemos atendido había un bebé de 15 meses que desgraciadamente murió”.

El médico ha reclamado al Parlamento Europeo y las instituciones de su país que se impliquen y condenen a los responsables de estos crímenes. “El Congo tiene que plantar cara a las violaciones cometidas por verdugos/víctimas”, aclarando que bajo esta aparente contradicción se esconden adolescentes y adultos que “desde los 12 años han sido adoctrinados y obligados a cometer barbaries que ahora arrastran a modo de gravísimos problemas mentales que les llevan a cometer más barbaries”.

“Recibo amenazas para que calle y no continúe”

Hoy Muckwege traía una horror más que contar:  “Desde que el Parlamento Europeo me concedió el Premio Sájarov, he recibido constantes amenazas telefónicas y por correo para que calle y no continúe. Nos han puesto trabas administrativas de todo tipo e incluso nos han reclamado el pago de 650.000 euros en concepto de impuestos para que cerrásemos el centro”.

Durate su intervención, nadie de la embajada de la R.D. del Congo se ha presentado en la Eurocámara, pese a estar invitados.

Creo que el trabajo que hace este hombre debería conocerse en cada rincón del mundo, y protegerse, para que no calle, para que continúe.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 5 = nueve