Archivo por meses: Agosto 2015

Las imágenes de fetos más polémicas y famosas de la historia

Estas imagenes cambiaron el mundo. Las del fotógrafo sueco Lennart Nilsson son  las más radicales. Son fotografías de embriones y fetos de una nitidez y ternura conmovedora. Se publicaron por primera vez en el año 1965.

Los fetos de Lennart, iluminados en tonos casi de nido; con el dedo pulgar en la boca; hermosamente vivos, salieron del vientre materno para convertirse por primera vez en la historia en nonatos con derechos. El impacto social de aquellas fotos hizo que el feto dejara de ser asunto de la madre, y arrancó así una guerra caliente e insalvable entre quienes defienden la libertad de la mujer y quienes protegen la vida del feto.

Las imágenes de Nilsson se convirtieron desde entonces en estandarte de los grupos pro-vida. Pero la historia de la ciencia (Nilsson era científico además de fotógrafo), está asombrosamente llena de azarosos desencuentros. La intención de Nilsson con estas fotos, que tardó 12 años en realizar, era documentar gráficamente el desarrollo de la gestación y, para ello, utilizó fetos y embriones muertos, procedentes de clínicas suecas, con leyes permisivas entonces, especializadas en aborto.  Llamó a su proyecto “Nace un niño”.

En 1965, la revista Life publicó un fascinante artículo de 16 páginas con las fotos. Se imprimieron 8 millones de ejemplares que se agotaron a los pocos días. Junto con la llegada a la luna y el asesinato de John F. Kennedy, se considera uno de los artículos de prensa más importantes de la historia. Los tres tambien se publicaron en Life.

7_4_1_Nilsson1965

Nacer de una semilla. Dibujos de Leonardo Da Vinci

Leonardo fue el primero en las historia en representar el feto humano en su posición correcta dentro del vientre materno. Hoy, sus dibujos son parte de las joyas artísticas que se conservan en la Royal Collection del Reino Unido, extensa colección de obras de arte y objetos decorativos de la Corona Británica. Da Vinci tuvo enormes aciertos en su visión de la anatomía humana, pero también reflejó en sus bellísimos dibujos errores ingenuos como el que aparece en este. Para Da Vinci el sistema reproductivo humano se parecía al de las plantas. “Todas las semillas tienen un cordón umbilical que se rompe cuando la semilla alcanza la madurez”, escribió Leonardo. Y así, el útero que dibuja parece abrirse como lo haría una semilla. Su estudio del embrión humano está hecho entre 1510-1513.

Da_Vinci_Studies_of_Embryos_Luc_Viatour

El embrión elegante

Esta bella imagen pertenece al libro Hand-book of Physiology del fisiólogo británico William Senhouse Kirkes. Se publicó en 1860.

drawing-of-an-embryo-from-e2809chand-book-of-physiologye2809d-by-william-senhouse-kirkes-1860-via-wellcome-library

Un póster para casa

Este dibujo se imprimió en 1844 en Lemercier, establecimiento litográfico fundado en 1829. El prestigioso taller llegó a imprimir más de dos millones de estampas anuales. Sus litografías eran las más reconocidas de toda Europa. Entre ellas, eran muy populares las de dibujos de anatomía. Esta es una de ellas, que hoy está a la venta en Etsy.com.

il_570xN.778839038_joyi

La unión con la madre

Se trata de una delicada ilustración del anatomista neerlandés Bernhard Siegfried Albinus (1697-1770). Si es famosa es porque Albinos fue el primero en demostrar la relación entre el sistema vascular de la madre y el del feto; la importancia del cordón umbilical y de la placenta.

f2107b65-bbf9-420e-b3df-03856e6e2858-1941x2040

Los embriones falsos de Ernst Haeckel

En el siglo XIX, el biólogo Ernst Haeckel falsificó sus dibujos para probar una extravagante teoría que le hizo muy famoso. Según Haeckel a lo largo del desarrollo embrionario todas las especies pasamos por fases idénticas. Y lo hacemos igual peces, reptiles, humanos, y lo que sea. Como la realidad no se ajustaba a su teoría, Haeckel añadió los dibujos que le faltaban. Durante más de un siglo, sus dibujos falsificados han sido reproducidos en numerosas publicaciones de biología.

echidna-embryo-1

El polémico feto anti tabaco

El Ministerio de Sanidad, con motivo del día mundial anti tabaco, escogió la imagen de un feto de 14 semanas para colocar en las cajetillas de cigarros. La pólvora estalló cuando los grupos anti abortistas señalaron que se había elegido la imagen de un feto precisamente de 14 semanas, el rubicón legal para el aborto.

feto-antitabaco

La mano de Samuel

En 2002 el New York Times publicó en su portada esta fotografía. Es la mano de Samuel Alexander Armas a las 21 semana de gestación. Se le había diagnosticado una espina bífida y nunca sobreviviría si se le extraía del útero materno. La intervención, dentro del útero, se realizó en el Centro Médico Universitario de Vanderbilt, en Nashville, y fue un éxito. Antes de finalizar, se produjo la sorpresa de esa pequeña mano sujetando el dedo de su médico. The Hope hand (La mano de la esperanza) tituló el NYT. La imagen aún sigue dando la vuelta al mundo.

Image1

Ok a las 18 semanas de gestación.

Las redes sociales encumbraron a este feto de solo 18 semanas de gestación. La ecografía le pilló levantando el pulgar: ‘todo va bien’. Su padre subió la imagen a una popular red social, Reddit, y en apenas unas horas dos millones de personas la habían visto.

bebe-gesto-1-1

En el vientre de un delfín

Asombrosas las imágenes rodadas para un documental de National Geographic: En el vientre materno: Mamíferos. Trabajaron en decenas de zoos por todo el mundo, grabaron bajo el agua el vientre de un delfín, “entraron” en el gigantesco vientre de una elefanta embarazada. Muchas de las imágenes son recreacione, pero también las hay reales: utilizaron una combinación de ecógrafos de 3D, imágenes generadas por computador y cámaras diminutas.

f5dd1208-ffb6-4ec2-87a0-cce94ab23024

Una Odisea en el Espacio

Este feto pone punto y final al sugerente viaje propuesto por la película 2001: Una Odisea en el espacio. Desde el  monolito, vemos un feto brillante dentro de una esfera que es su placenta, y suenan los compases de Así habló Zaratustra. Un planeta flota en el espacio, y el feto de ojos enormes mira hacia él y gira en su órbita infinitamente. ¿Significado? Hay incluso tesis doctorales para explicarlo.

2001spaceodysseyabol1

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

“¡Venganza genética contra mi amiga la flaca!”. (Descubren cómo editar el gen de la obesidad)

venganza

 

Usa una talla 36 de pantalón y a veces dice que se nota hinchada. Hinchada de qué, ¿de tontería, que es como el helio?  Engulle patatas fritas a todas las deshoras. Se relame con los dulces y la he visto zanjar sin hipidos una bandeja de costillas a la barbacoa pringando pan en salsa como si no hubiera mañana.

Mi amiga Adela es flaca desde el colegio. Los lipocitos se olvidaron de ella, y goza del don de comer sin engordar que, en estos tiempos de magra moda, es como si le hubiera tocado sangre azul en el lote embrionario.

Hace más de 20 años que somos amigas y, si apiláramos las torrijas que ella se ha comido en este tiempo, eclipsábamos el sol. Y ahí está hoy, con los mismos vaqueros con los que bailaba el Saturday Night Fever en los guateques. Mientras Adela engulle, y yo no, se le escapan por la boca migajas como esta: “Si es que engordas porque te mueves poco”.  O como esta: “¿No entiendo por qué la gente se preocupa tanto por el peso?”, y después abre la bolsa de patatas fritas: “No quieres, ¿verdad?”.

Una tarde de piscina, Adela me miró desde la cumbre de sus huesos y sentenció: “Pues esa tripa, nena, ya no te la quitas”. Fue como si me cayera encima una avalancha con todos los sandwich de paté que Adela se ha merendado a lo largo de la vida. Pero ese día, afilé en silencio el colmillo de la venganza.

Ayer supe que Adela lo tiene. Lo contaron en la tele. Adela lleva en su ADN el alelo glorioso de un gen que hace que la grasa del paté, el azúcar de las torrijas y la salsa barbacoa se disipen como el humo. Ha nacido con la estrella genética de los flacos flacos. Ese alelo del gen que acaban de descubrir quema la grasa. Y, si no lo tienes, la grasa se amontona en los lipocitos diseñando un michelín.

Desvelada, y conjurando a los dioses de la alquimia, rebusqué en el estudio científico. Han encontrado la manera de domar ese gen. Es casi un corta y pega. Basta una sencilla diferencia genética de un solo nucleótido para que aumente el riesgo de obesidad. Basta con cambiar la Citosina (C ) por la Timina (T) para desactivar de las células de Adela esa región de su ADN que controla que se quemen grasas y, ¡voilà!  Se encenderán sus genes Irx3 y Irx5, que son los malos, los desalmados artífices de la condena de mi tripa. Una vez apagado, la próxima costilla a la brasa que se zampe Adela quedará acurrucada como un malévolo sedimento en sus lipocitos vírgenes.

Así que hoy, antes de que Adela se despertara, edité su ADN y le preparé el desayuno más copioso de su vida. La veo engullir sin miedo la tercera tostada con mantequilla, y me relamo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El beso romántico ¡vaya timo! Una nueva investigación dice que es un invento posterior a la rueda

superbeso

Investigaciones de los últimos años habían dado con un extraordinario hallazgo en la saliva del beso. Afirmaban que, la del hombre, contiene testosterona (más o menos cantidad según el besador) y que los niveles de esta hormona servían a la mujer para detectar un buen macho reproductor, y elegirle —o no— como pareja.

A más testosterona, mejor calidad de amante, decían.  Helen Fisher está entre las defensoras de esta grimosa hipótesis según la cual el hombre, en el beso, “inyecta testosterona en la boca de la mujer” y ella evalúa si está ante un buen candidato reproductor. Para Fisher el beso sería un “test biológico de aptitudes” , como si recogiéramos con la lengua una muestra clínica y la saboreáramos antes de decidir.

La teoría de Fisher explicaba asuntos estadísiticos como el de que las mujeres se recrean más en los besos que los hombres, y que damos más puntos al amante si besa bien. Hasta que un macro estudio antropológico de la universidad de Nevada acaba de quitarle al beso su peso selectivo.

El punto de partida del estudio es este: si el beso es una herramienta de selección sexual en nuestra especie, entonces debería ser universal. Me explico con un ejemplo: el culo rojo de las hembras de los papiones es rasgo de selección sexual en su especie, y todas las hembras tiene el culo más o menos rojo y abultado.

¿Es, entonces, el beso romántico, universal en los humanos? Este es el título del paper publicado en la revista American Anthropologist. “¿Todo el mundo besa?”, se preguntan. Leo el texto, y la respuesta es “No”. El beso, parece, fue un invento, de éxito masivo en Occidente, y vino después del fuego y la rueda.

El beso está presente en menos del 50% de las culturas

Los antropólogos de la Universidad de Nevada han estudiado 168 culturas alrededor del mundo, y han encontrado que en menos del cincuenta por cierto se juntan bocas y lenguas como expresión de amor, o para condimentar el sexo.

“El beso sexual romántico está presente en un minoría de las culturas estudiadas (46%)”. El estudio añade que: “Hay una fuerte correlación entre la frecuencia del beso sexual romántico y la complejidad de la sociedad estudiada: cuanto más compleja es la cultura, mayor es la frecuencia del beso”.

¿Quién lo inventó?

Si el beso no es algo universal,  alguien debió inventarlo. Vaughn Bryant, antropólogo de la Universidad de Texas A & M, rastreó la historia documentada hasta dar con el que parece fue el primero, o, por lo menos, su precursor.  Según Bryant las escrituras Védicas de alrededor de 1500 aC mencionan la práctica de “olfatearse con la boca”. Cerca de 500 años después, el poema épico Mahabharata ya contenía referencias a besar en los labios. Dice un verso: “Ella puso su boca sobre mi boca e hizo un ruido, y esto me produjo gran placer” .

En el Kama Sutra se hincharon a describir besos (principios del siglo V dC). Y siempre según Bryant, fue Alejandro Magno —y sus ejércitos— quien propagó besos por el mundo. Grecia, Roma, Europa… Y hasta hoy. El invento parece que funciona.

Y así, el recreo de las bocas en el sexo ha dejado de ser, científicamente, un afinado test biológico con recogida de muestras, y ahora se asemaja más a ir al cine: cabe la posibilidad de que la peli sea un tostón, o una auténtica obra de arte que recomiendes a las amigas, igual que el beso romántico.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest