Cada español pierde al año 4.100 euros por culpa del sexismo en empresas

La eurodiputada italiana en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, Licia Ronzulli, revolucionó las redes y los medios de comunicación de todo el mundo al acudir a trabajar con su hija, Vittoria, al parlamento.

La eurodiputada italiana en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, Licia Ronzulli, revolucionó las redes y los medios de comunicación de todo el mundo al acudir a trabajar con su hija, Vittoria, al parlamento.

 

Cuando las mujeres sufren de sexismo, también lo hace toda la economía. Esta es la clave de un reciente estudio elaborado por los economistas David Cuberes (Universidad de Clark) y Marc Teignier (Universitat de Barcelona).

Este estudio es de los que se leen en las grandes instituciones que deciden los movimientos de la economía internacional. Lo iniciaron a petición del Banco Mundial. Entrevisté a Marc Teignier, y me cuenta que: “crece el interés en apostar por la mujer en los altos cargos de empresa. Es algo que se respira en la OCDE”.

Teignier añade: “El Fondo Monetario Internacional, que se ocupa de velar por la estabilidad macroeconómica, también ha puesto su lupa en la brecha de género, y en incentivar la participación de la mujer en el mercado laboral. Lo ven como una manera de compensar el envejecimiento de la población que sufrimos. Una mayor incorporación de la mujer en el trabajo podría compensar el elevado número de jubilaciones, y paliar el envejecimiento laboral en países desarrollados”.

El PIB se resiente

La base del estudio elaborado por el profesor Teignier es que hay mujeres con talento “desaprovechadas”, especialmente como jefas de equipo y empresarias, y han medido y valorado la repercusión económica que esto tiene. Han cuantificado cuánto afecta al PIB de un país perder la productividad de ese alto porcentaje de población cualificada y eficiente que se queda en casa. “Vimos que incluso en los países de la OCDE las diferencias eran importantes. En promedio, por cada 10 hombres con trabajadores a su cargo hay 4 mujeres; y por cada 10 hombres empresarios por cuenta propia hay 6,5 mujeres”, explica Teignier.

Las pérdidas en España

En el ranking elaborado sobre 132 países, España ocupa la posición 71 en cuanto a perdidas totales por las desigualdades de genero que han estudiado (es decir, hay 70 países con perdidas menores y 61 países con perdidas superiores). Para tener una idea, la perdida de ingreso en España sería del 15,2%, la media de la OCDE 15,5% y la media mundial 16,7%.

“Si miramos las perdidas de ingreso debidas a las desigualdades en emprendeduría (es decir, sin tener en cuenta las perdidas debidas a la menor participación laboral de las mujeres), España ocupa la posición 38. La perdida es del 4,8%, comparado con una media de 5,7% para la OCDE y una media mundial de 6,4%”, explica Teignier.

4.100 euros más para cada español

Le pregunto cuánto supone en euros por cada español: “El PIB per capita de España fue de 22.780 euros en 2014 (datos del INE). Eliminando todas las desigualdades de genero que nosotros estudiamos, el PIB per capita de España en 2014 habría sido de 26.869,5 euros (es decir, en promedio, unos 4.100 euros más para cada español)”.

“Si eliminamos las desigualdades de emprendeduría pero no las de participación laboral, el PIB per capita de España en 2014 habría sido de 23.926,06 (es decir, en promedio, unos 1,150 euros mas para cada español)”.

La base del estudio

Buscaron qué implica esta situación de pérdida de talento en cuanto a coste económico. “No existe ningún país ideal con igualdad hombre-mujer, así que recurrimos a un modelo económico”.

El modelo utilizado relaciona talento con productividad. “Concluye que la productividad de la empresa depende del talento de la persona a cargo. Resulta  beneficioso para todo el mundo que los que tienen más talento estén a cargo de la empresa. Da más beneficios, hay mejores salarios etc.”

Siguiendo este modelo: “Primero asumimos que las mujeres están igual de preparadas que los hombres. Entonces debería haber mitad hombres y mitad mujeres como altos cargos de empresa y jefas de equipo. Si a alguna mujer se la excluye o se le impide que opten a estos puestos, ¿qué se está perdiendo económicamente en el país?”. Y eso es lo que han calculado

“Hemos visto que si uno coge un 5% de mujeres aleatoriamente y las excluye del mercado de trabajo, la pérdida agregada sería del 2,5% (pensando que son la mitad de la población). Si ese grupo de mujeres fueran jefas con trabajadoras a su cargo, de este grupo de talento alto para llevar empresas, la pérdida sería de un 10%. Y es una pérdida muy grande”.

La CAJA NEGRA que atrapa a la mujer.

Y estos obstáculos o barreras que impiden a la mujer el acceso a altos puestos del merado laboral, ¿qué son?  “Puede cambiar mucho de un país a otro. Discriminación pura y dura: que el banquero no dé créditos, que los trabajadores no quieran jefas….”, me dice Teignier. Hay varios estudios de la OCDE que indican el interés que despierta este tema, y en ellos se identificaban tres áreas:

  • Menor crédito a las mujeres: Mujeres que van al banco y les dicen que no, las razones pueden ser desde sexismo puro y duro a que tienen menos propiedades y garantías, etc.
  • Menos formación. Hay un estudio de la OCDE en el que parece que por áreas de formación aún hay diferencias importantes, con más mujeres en salud y humanidades y menos en tecnología, empresa, matemáticas…
  • Roles culturales: Mujeres que se ven menos capaces, tienen menos información sobre oportunidades etc.
  • Una decisión consciente de la mujer que rechaza el exceso de trabajo que supone liderar una empresa.

No es fácil analizar cuál es la causa principal. Y concluye Teignier: “En economía, cuando hacemos estos modelos en los que tenemos una hipótesis que no se puede explicar al 100%, porque no se saben exactamente los motivos que hay detrás, le llamamos la caja negra”.

Parece que al menos hay intención de sacar a la mujer de esa caja negra de razones para la desigualdad. Pero hacen falta muchas manos para romper cajas negras.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 − uno =