Archivo de la categoría: Cuerpo

Las catadoras de hombres y el deseo en la mujer

 

Retrato de Paulina realizado por Robert Lefèvre en 1806

Retrato de Pauline realizado por Robert Lefèvre en 1806

Acabo de conocer a Pauline Bonaparte. Ha sido un placer. He conocido antes a otras mujeres escandalosas. Ella fue la favorita entre los hermanos de Napoléon, tenía un sueldazo al mes, era bella, lista y le importaba un bledo que juzgaran su moral. Si ocupa un lugar protagonista, aunque no la mencionan en los libros de texto para niñas y niños, es porque adoraba recibir hombres mientras se bañaba en leche, y por hacer del deseo el único reino que quiso gobernar.

La he descubierto en El reino de este mundo, el libro de Alejo Carpentier que me ha acompañado en un delicioso viaje a Cuba. Carpentier cambia nombres y detalles, pero su libro es una crónica a su estilo, “real maravilloso”. Introduce a Pauline desnuda, echándose agua dulce sobre los hombros, en la cubierta de una fragata que la lleva a La Española, el actual Haití. Es una de las descripciones eróticas más aplaudidas de la literatura, de las pocas en las que es una mujer quien gobierna el deseo:

“Paulina, buena catadora de hombres, sabía que cuando los faroles se mecían en lo alto de los mástiles, en las noches cada vez más estrelladas, centenares de hombres soñaban con ella en los camarotes, castillos y sollados. Por eso era tan aficionada a fingir que meditaba, cada mañana, en la proa de la fragata, junto a la armadura del trinquete, dejándose despeinar por un viento que le pegaba el vestido al cuerpo, revelando la soberbia apostura de sus senos…”.

Un príncipe italiano, el compositor Niccolò Paganini, el actor François-Joseph Talma, el escritor Alejandro Dumas padre, varios esclavos antillanos y algún plebeyo de Córcega se cuentan entre los saboreados por Paulina.Y, cómo no, elegir el placer como menú diario tiene ejércitos de detractores. Ha sido condenadísima en casi cualquier biografía por esa envidiable colección de amantes. Para redimirla, añaden sobre ella que dio a su hermano todas sus joyas cuando las necesitó para rehacer un ejército que ya no había modo de rehacer, y que viajó, dicen, abrazada al féretro de un esposo muerto (tuvo varios), en su regreso a París desde las Antillas. Estos detalles los añade la Historia para salvarla de catar hombres.

¿Quién desea más?

Yo no creo que a Pauline haya que salvarla de nada. Acabo de leer un trabajo reciente publicado en Current Sexual Health Reports.  El estudio lo han llevado a cabo en la Universidad de Queen, una de las más reputadas universidades canadienses. Las autoras lo introducen destacando algo que está en la mente de todos, advierten que la creencia popular es que los hombres experimentan deseo sexual con más frecuencia que las mujeres y añaden que no había evidencia científica sobre esto. Por eso decidieron investigarlo. La conclusión tras su estudio es esta:  “ninguno de los miembros de una pareja tiene mayor deseo sexual que el otro y, por tanto -recalcan las autoras- la creencia de que las mujeres tiene menos deseo debe “descartarse por completo” . La investigación resuelve, además, que la mujer anhela el sexo con la misma intensidad, que piensa en sexo las mismas veces (muchas más de lo que se confiesa, por cierto) y que quisiera llevar la iniciativa si ese comportamiento no fuera mal visto en sociedad.

Pero para desear hay que dejarse hacerlo, quitarse los miedos, o cualquier cosa que estorbe.

 Stanley : -Tengo la camisa pegada al cuerpo. ¿Hay inconveniente en que me ponga cómodo?

Blanche : -Hágalo, por favor.

Con el anterior diálogo de Un Tranvia llamado deseo la camiseta de Marlon Brando se convirtió en  icono universal de lo deseado, desde los tiempos en que el sudor era en blanco y negro hasta hoy.

 

Escena de “Un tranvía llamado deseo”.

Desear es libre. En el reino del deseo, como en el de la imaginación, no hay normas, ni leyes, ni miedos. “Déjameme sueltas las manos.” dice un poema de Neruda.  En La Española, para Pauline Bonaparte, el deseo se adornaba con ramas verdes y cremas de almendra.

“… Solimán además de cuidar de su cuerpo, la frotaba con cremas de almendra, la depilaba y le pulía las uñas de los pies. Cuando se hacía bañar por él, Paulina sentía un placer maligno en rozar, dentro del agua de la piscina, los duros flancos de aquel servidor a quien sabía eternamente atormentado por el deseo, y que la miraba siembre de soslayo, con una falsa mansedumbre de perro muy árido por la tralla. Solía pegarle con una rama verde, sin hacerle daño, riendo de sus visajes de fingido dolor. Permitía a veces que el negro, en recompensa de un encargo prestamente cumplido, le besara las piernas, de rodillas en el suelo…”

Muchos años después de los encontros entre Pauline y el esclavo, Antonio Canova escultor favorito de la época, representó a Pauline en marmol como la Venus Victrix. El historiador Marizio Bernardelli deduce de ciertos rasgos, muy naturalistas, de los pechos de la escultura, que Canova usó un “calco en vivo” de Pauline. Fuera o no así, lo cierto es que ella habría posado desnuda sin reparo.

Venus Victrix, la escultura de mármol de Antonio Canova que calcó de cuerpo de Paulina.

Alejo Carpentier no deja en su novela los pechos “calcados” de la escultura sin unas manos que los bendigan. El negro Soliman, que años después viajó a Roma, se encontró en la noche, alumbrado solo por luz de velas, con la Venus Victrix. Él conocía aquel cuerpo.

“En el fondo de aquel pequeño gabinete, había una sola estatua. La de una mujer totalmente desnuda, recostada en un lecho, que parecía ofrecer una manzana. Él conocía aquel cuerpo. Palpó el mármol ansiosamente, con el olfato y la vista metidos en el tacto. Sopesó los senos. Paseó una de sus palmas, en redondo, sobre el vientre, deteniendo el meñique en la marca del ombligo. Acarició el suave hundimiento del espinazo, como para voltear la figura. Sus dedos buscaron la redondez de las caderas, la blancura de la corva, la tersura del pecho. Aquel viaje de las manos le refrescó la memoria trayendo imágenes de muy lejos…”.

El deseo entra dentro de la lista de placeres inmensos que nos hacen sentir parte de algo mucho más grande que nosotros mismo. Y así, con la imaginación entregada a las manos de Soliman, me pregunto cuánto de libre soy cuando deseo.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Así es el cerebro de un maltratador

1. Las áreas del cerebro que mostraron diferencias significativas entre los grupos que participaron en el estudio (maltratadores a sus parejas o exparejas y otros delincuentes) tras someterse a una Resonancia Magnética Funcional

Las áreas del cerebro activas cuando los maltratadores veían imágenes de violencia contra mujeres.

Esta imagen es el resultado de una Resonancia Magnética Funcional del cerebro de hombres maltratadores cuando observan una imagen violenta contra una mujer. Acaba de llegar desde la Universidad de Granada. Es el resultando de un estudio que desarrollan investigadores del Centro Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de esta universidad. Y este es uno de los tres únicos estudios científicos en el mundo de este tipo.

Una de las principales conclusiones es que el cerebro de los maltratadores funciona de modo distinto al de otros delincuentes cuando observan imágenes de violencia de género. Ante ellas, se activan áreas cerebrales específicas, las que muestra la imagen superior. Mayor activación en la corteza cingular anterior y posterior y en la corteza prefrontal medial, y una menor activación en la corteza prefrontal superior ante imágenes de violencia de género con respecto a imágenes de contenido neutro.

Estas imágenes, según los investigadores, podrían explicar algunas de las alteraciones psicológicas que describen los maltratadores cuando se enfrentan a su compañera sentimental, como estrategias de afrontamiento desadaptativas, problemas en la regulación emocional en forma de obsesiones sobre la pareja, estados de ánimo como miedo, ira o rabia, miedo a ser abandonados, e inestabilidad afectiva repentina en forma de aumento de la ansiedad.

El catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada y responsable principal de esta investigación, Miguel Pérez García, investiga desde hace años el funcionamiento mental y cerebral de los maltratadores, así como el perfil de reincidencia de los mismos. A su juicio: “los resultados de estos estudios podrían tener implicaciones importantes para una mejor comprensión de la violencia contra las mujeres, así como de las variables que se relacionan con la reincidencia de los maltratadores”.

 

1. Las áreas del cerebro que mostraron diferencias significativas entre los grupos que participaron en el estudio (maltratadores a sus parejas o exparejas y otros delincuentes) tras someterse a una Resonancia Magnética Funcional

1. Las áreas del cerebro que mostraron diferencias significativas entre los grupos que participaron en el estudio (maltratadores a sus parejas o exparejas y otros delincuentes) tras someterse a una Resonancia Magnética Funcional

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Penélope Cruz y la princesa de Éboli ¿se parecen? 500 años de belleza en España

No hay acuerdo sobre la belleza. Al menos, no hay acuerdo formal. La revista Nature (biblia de la ciencia) le dedicó un número entero (Nature 526) a intentar explicarla. Los científicos la abordan, por ejemplo, investigando lo que ocurre en nuestro cerebro cuando vemos algo o a alguien hermoso; y entonces señalan regiones cerebrales más activas, hormonas que se multiplican, y concluyen que ver lo bello nos da placer.

“¡Qué bien te quedas cuando te sonríe una mujer guapa!”, dice mi amigo Vicente. A eso, exactamente, se refieren los neurocientíficos cuando explican que ver lo bello produce una recompensa emocional. Pero en laboratorios y universidades la belleza resulta algo parecido a la materia oscura: se sabe qué está, por los efectos que produce, pero no de qué está hecha.

Los antropólogos, por su parte, afirman que la belleza es útil para el éxito de la especie. Apuntan que sirve en la selección sexual, y que lo hermoso es, biológicamente, casi sinónimo de sano. A lo largo de la historia, han señalado la proporción en los rasgos, la simetría en el rostro, el grosor de labios, la dilatación de las pupilas… Incluso la velocidad de parpadeo se mide y contempla para dar con la fórmula de la belleza perfecta. A veces afinan en milímetros, y aseguran que vemos lo bello en aquellos rasgos que son ligeramente (solo ligeramente) más grandes que la media. Es decir, labios un pelín más gruesos, ojos mínimamente más grandes… Pero ni siquiera entre los sabios se ponen de acuerdo.

A lo largo de todo el número de la revista Nature, y entre todas las investigaciones recogidas, no hay consenso para explicar qué hay en común en los rostros de estas mujeres, todas ellas, iconos de belleza en algún momento de nuestra historia. Y así, como la materia oscura, se sabe que la belleza está, pero su naturaleza sigue siendo un secreto.

 

La princesa de Éboli (1540-1592)

1-princesadeeboli

Era miembro de una de las más importantes familias de la nobleza castellana en tiempos de Felipe II. Se casó muy joven con el príncipe que la dio apellido, el príncipe de Éboli, un “pacifista” en tiempos de pugnas en Flandes. Murió su esposo, y ella tomó relevancia en asuntos políticos. Fue acusada de intrigas, espionaje y amores prohibidos. Su enorme belleza la acentuaba un parche en el ojo derecho que la leyenda atribuye a un duelo de espadas. “Si la mayor honra, gala y hermosura de las damas y princesas antiguas estaba repartida entre Helena y Penélope, ahora, en nuestra era, todo junto se remata en la eximia Princesa de Éboli” (Pedro de Madariaga).

 

La maja desnuda, una mujer real

2-Goyamajadesnuda

Es una de las más célebres obras de Francisco de Goya. Es una obra de encargo pintada antes de 1800. Retrata a una hermosa mujer, real y desnuda. En su época, la llamaron La gitana.

La Chelito. La cupletista que buscaba “La pulga” entre sus faldas.

5-chelito

Fue una de las grandes estrellas de principios del sigo  XX y la primera mujer empresaria teatral española. Ella hizo famoso el cuplé de “La Pulga”, quizá la joya de ese cabaré pícaro que sonrojaba  a un público fascinado con La Chelito. “¡Ay, señor, quién me quiere desnudar”, decía el primer verso del cuplé, ¡na menos!  Tuvo gran éxito en Cuba, y su nombre se hizo marca. Se fabricaron cigarros Chelito, los fósforos Chelito, las corbatas Chelito…

La Bella Otero. La Penélope Cruz del s. XIX

4-labellaotero1A finales del s. XIX fue un equivalente a lo que hoy es Penélope Cruz. Como bailarina hizo su carrera en Francia y fue uno de los personajes más destacados de la Belle Époque, figura imprescindible en los círculos artísticos y la vida galante de París.

La emperatriz Eugenia de Montijo y el perfume imperial.

3-eugenia de Montijo-WinterhalterCondesa de Teba, más conocida como Eugenia de Montijo, fue emperatriz consorte de los franceses como esposa de Napoleón III. Referente de la moda e imitada por las damas de alta clase social. Guerlain, una de las casas de perfume más antiguas del mundo creó un perfume para ella. Balzac, por ejemplo, le encargó  Guerlain un Eau de Toilette para que le inspirara a la hora de escribir su novela “César Birotteau”. Sin embargo, fue la creación del Eau de Cologne Impériale para la emperatriz Eugenia de Montijo lo que convirtió a Guerlain en proveedora de todas las cortes europeas,

 

La actriz Isabel de Pomes, de “belleza serena”.

6-Isabel de PomesDebutó en el cine con 16 años y fue muy popular en la década de los años cuarenta. Su consagración llegó en 1944 con La torre de los siete jorobados y su gran éxito popular se estrenó en 1948: Botón de ancla, de Ramón Torrado. Intervino  en El alcalde de Zalamea, Viento del norte, Amanecer en Puerta Oscura, La noche y el alba, Un ángel pasó por Brooklyn, Ama Rosa, Historia de una noche… algunas de las cuales siguen contando entre las películas más notables del cine español de los últimos años cincuenta. De ella decían que era “una belleza serena”.

Maruja García, abrió la puerta de Europa

7-marujagarcia

En 1961 había ganado el concurso de Miss Mallorca y ese mismo año, en Beirut, fue la primera española en conseguir el título de Miss Europa, en tiempos en los que Europa era casi como Marte.

Carmen Sevilla, la ”novia de España”.

8-carmensevillaCantante, actriz, presentadora… Probablemente es la más reconocida como icono de una época en nuestro país. El director Juan Antonio Bardem le dio un papel en La venganza (1957), que fue la primera cinta española candidata al Premio Óscar a la Mejor Película de habla no inglesa. Y recuperó su enorme popularidad presentando un programa de televisión de loterías. Inolvidables sus despistes. Hasta finales de 2010 presentó en Televisión Española  Cine de barrio.

Sara Montiel… Fumando espero.

9-sara-montielbelleza

Saritísima, la bautizó Terenci Moix. Fue la primera gran estrella española que llegó a Hollywood. Protagonizó películas como Veracruz o El último cuplé. En esta cinta cantaba su carnal versión de Fumando espero, un tango extraordinarimente provocador en sus días, tanto que en España se recortó parte de su letra, la que aludía al cigarro después de hacer el amor.

Amparo Muñoz, y “el destape”

11-amparomunozab

La única española Miss Universo. También fue actriz. Tocata y fuga de Lolita fue su primera película. En los años setenta el cine español estaba en pleno auge del llamado destape, y  Amparo Muñoz fue una de sus más hermosas estrellas: Sensualidad (Germán Lorente, 1975), Clara es el precio (Vicente Aranda, 1975) La otra alcoba (Eloy de la Iglesia, 1976). Pero un día ocupó las portadas de las revista como bello juguete roto. Falleció en Málaga el 27 de Febrero de 2011, a los 56 años.

Maribel Verdú, la “amante” más desgarradora

12-Maribel-VerduamantesEn 27 horas, de Montxo Armendáriz, interpretaba a una chica drogadicta, y sobresalió por primera vez. Para ella, su papel en Amantes, de Vicente Aranda, la hizo mujer en el mundo de la interpretación. ¡Enorme, Verdú!

Penélope Cruz, la “P” universal.

13ApenelopeOirle cantar “La piconera” en alemán lo dice casi  todo sobre ella. También, verla caminar en Jamón Jamón. Hija de un mecánico y una peluquera, nacida en un sencillo pueblo de Madrid… Y ganadora de un Oscar a la mejor actriz de reparto por Vicky Cristina Barcelona, dirigida por Woody Allen.

Paz Vega, la belleza sale de dentro.

Ha interpretado a Carmen de Mérimée y a Santa Teresa de Jesús. Ha trabajado a las órdenes de Almodóvar y Medem, y en The spirit, en EE.UU. “Parece un tópico –dice en una entrevista–, pero la belleza es algo que se lleva dentro”

Helen Lindes, empezó con escándalo

15-helenlindesDesde las Islas Canarias, se impuso en la edición de Miss España de 2000 y un año más tarde quedó segunda dama de honor en el certamen de Miss Universo. Apareció semi-desnuda en la revista Interviú unos días antes del concurso, cuando todavía no había cumplido los 18 años.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest