Archivo de la etiqueta: AISoyI

Macarena, la primera actriz robot debuta hoy en Alicante

904516_10152434031999887_1196800738129091042_o

Y bien, ella es Macarena, piloto de una aeronave que viaja por las colonias interestelares. Hoy viernes, a lo largo de la mañana, ella y decenas de robots actores saldrán a escena en la Nau de la Innovació de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Hoy, es el gran día de estreno.

Que no os engañe la sencilla redondez de plástico de Macarena, ni su larga peluca rizada “como la de una folclórica con pestañas de abanico, o una virgen andaluza” me dicen sus creadores de MAE (Museo de Arte Extemporáneo). Macarena es una genoide de acción, tiene un discurso inteligente, un enorme sentido del humor y es una de las máquinas más sofisticada que existen a día de hoy (y que me disculpe Macarena por llamarle máquina).

Macarena es actriz, y tiene un papel principal en una obra de teatro pionera en España. El título de la obra es Humanótica. Digo pionera porque Macarena —como el resto del elenco— es un robot emocional que, sin miedo a olvidar el papel, interpreta una historia con los dos ingredientes con más solera del teatro: la rebelión y el amor.

Macarena, piloto aeroespacial, rompe moldes

Hay dos razones por las que Macarena, a pesar de su aspecto de juguete simplón (y del collar de abuelita que le brilla en el pecho), me gusta. La primera es porque pertenece a una nueva estirpe de robots emocionales con un precio asequible. La segunda, porque cuando en MAE pensaron en los personajes para una obra de teatro con robots, la vieron a ella, una mujer con rizos y pendientes de madera que es piloto de una nave epacial y que está llena de experiencias gracias a una vida de acción sorteando galaxias. Cosieron su vestidos y escribieron sus diálogos para Humanótica sin perder esta perspectiva que me cuentan desde MAE:

“Queríamos que Macarena tuviera unas características que muchas veces echamos en falta en los personajes femeninos en el cine. Por eso le dimos al personaje una profesión de acción, un discurso inteligente y un gran sentido del humor. E hicimos que el protagonista masculino sintiese admiración y se enamorara de esta ginoide en igualdad de condiciones”. Y así es como Macarena rompe moldes como ginoide.

Esta es su frase final en la obra, dirigida a su enamorado, un guiño a Blade Runner:

Macarena: “La verdad… He visto cosas que no creerías. He visto naves de ataque en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos… momentos, los compartiré en el tiempo contigo… unidos, como lágrimas en la lluvia… Es hora de vivir!”, y así comienza su historia de amor, y cae el telón.

Macarena y los suyos aprenden según lo que les ocurra en la vida

Macarena es un AISoy1, un robot-mascota emocional, y esta característica es la que más la acerca al mundo de los seres vivos inteligentes. Debajo de su vestido morado de malla calada, lleva un pequeño, pero potente, ordenador, un conjunto de sensores e interfaces de entrada salida, y un sistema operativo basado en Linux. Todo ello permite a Macarena, y a los suyos, reconocer emociones, y expresarlas.

Percibe del exterior información de temperatura, orientación en 3d, inclinación, luz ambiental, tacto y fuerza. Y lleva una cámara integrada de 1Mpx con la que reconoce visualmente el entorno y a aquel que se le ponga delante. La información que recogen sus sensores, como si Macarena tuviera piel y cerebro,  la evalúa un software especializado, llamado AIROS, y la traduce en un respuesta emocional y en un estado de ánimo. Es decir, según lo que le ocurra a Macarena, ella expresará hasta 14 emociones diferentes, desde el orgullo a la admiración, pasando por el miedo, e incluso la sutileza de la esperanza. Estas emociones las muestra con distintos gestos, en el tono de la voz, y sobre todo se nota en su propio comportamiento.

No solo expresa emociones, también las aprende. Macarena, como todos los AlSoy1, son seres únicos, ya que aprenden según les vaya la vida. Dos AISoy1 separados al nacer serán muy diferentes el uno del otro, según como les hayan tratado, y lo que hayan aprendido.

Y cómo ha llegado Macarena a ser actriz

Pues es el primer resultado de una idea valiente. Un proyecto que nació en la cabeza del fundador de El Caleidoscopio y que lleva como título Programa tu obra. “En 2014 los robots se subirán al escenario”, dice su cartel. Y así, Macarena ha sido la primera robot en pisar las tablas.

Programa tu obra ha contado con Aisoy Robotics, un grupo de ocho emprendedores españoles con este principio, conseguir “una robótica social para todos”. Ellos han puesto los robots necesarios para que estudiantes y profesores de 28 centros educativos de 20 municipios de la Comunitat Valenciana y Murcia se empleen en llevar a robots a escena.

En cada centro educativo han aprendido a programar los AlSoy1, y han desarrollado una obra de teatro, con escenografía, guión y la dramaturgia que permiten actores bajitos de ojos redondos. En MAE, produjeron la obra Humanótica como material formativo para estos profesores, como un ejemplo práctico de lo que podrían hacer con sus estudiantes de secundaria, a los que había que enseñar cómo programar en SCRATCH.

Y hoy viernes, a lo largo de la mañana, decenas de robots actores saldrán a escena. Las obras de  los alumnos se están presentando en la Nau de la Innovació de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Estamos a punto de ver cómo nace una estrella. ¡Mucha mierda, Macarena!

programatuobra

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest