Archivo de la etiqueta: besos

El hombre que fotagrafió el beso más famoso de Marilyn Monroe

Chico encuentra chica del espacio exterior. La foto era una ironía sobre la fascinación que había en los años 50 por los viajes espaciales. Atentos al detalle, el cigarro en la mano del chico.

Chico encuentra chica del espacio exterior. La foto era una ironía sobre la fascinación que había en los años 50 por los viajes espaciales. Atentos al detalle, el cigarro en la mano del chico.

 

Weegee, el gran fotógrafo de sucesos que inspiró la peli El ojo público, también se entretuvo en el amor. Fotografió, entre otros, el beso más famosos de Marilyn Monroe. Sus fotos llenaron los periódicos norteamericanos de los años 30 y 40. Fotografiaba asesinatos, peleas callejeras, cadáveres neoyorkinos que avivaban las páginas de sucesos de los grandes periódicos norteamericanos… Llevaba una radio que rastreaba la frecuencia de la policía, y llegaba a pie de cadáver antes que nadie. Weegee es uno de los fotógrafos más famosos del s.XX. Sus fotos negras, brutalmente honestas, bailan entre el pudor de espiar un suceso, y la fascinación de ver almas. Y Weegee también tuvo tiempo para retratar besos.

Me he entretenido en estas, espiando el amor en gente corriente. Me fascinan.

2

3

5

4

6

 

Y el beso de Marilyn, claro.

original

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Los malos besos… Los censurados, los políticos, los que tienen demasiada lengua

 

El beso de Homer Simpson y su amigo gay fue censurado en Argentina

El beso de Homer Simpson y su amigo gay fue censurado en Argentina

Los besos “malos” tienen detrás grandes historias. Un manuscrito medieval japonés advierte a los hombres que no besen a la mujer profundamente mientras ella tiene su orgasmo, porque puede morder accidentalmente parte de la lengua del amante. Los norteamericanos han trazado una rama de la ciencia para estudiar el beso y sus consecuencias, la llaman Philematology, y de ahí salen estudios con conclusiones como que con la saliva de un beso es posible detectar la infidelidad, o que besar mucho, y a parejas distintas, aumenta el riesgo de meningitis ¡glup!

En China, el periódico Daily advirtió en 1990 a sus lectores que la mala costumbre de besar la habían llevado los “invasores europeos” y la describía como “una práctica vulgar similar al canibalismo”. En la India, el beso en plena calle sigue siendo un tema tabú, y la multa en Delhi es de 12 dólares. En Occidente, también juzgamos que hay besos malos. Por ejemplo…

Demasiada lengua

Demasiada lengua (y mucha saliva). Esta suele ser la principal queja de los que no acaban de encontrar mieles en boca ajena. Esta es una resonancia magnética de un beso. Interesante, precisamente, el trabajo de la lengua. Un estudio mostró que el 66% de las mujeres y el 59% de los hombres no empezaron una relación romántica porque el primer beso no les gustó, y que un beso es algo así como un test de compatibilidad genética que decide un buen romance. ¡Qué presión!

El horror del primer beso en pantalla grande

El primer beso para un incipiente cine se rodó en el año 1896. La pieza se tituló The May Irwin-John C. Rice Kiss, y dura 30 segundos.  Los actores eran May Irwin y John Rice. En aquellos días representaban en New York una comedia que se llamaba The Widow Jones, y el productor Edison recreó este beso con la intención de mostrar de cerca el rostro de los actores. Lo interesante es que se proyectó en lo que podrían considerarse los primeros cines (vitascopio), que permitían proyecciones en pantalla grande y ante un público numeroso. Fue un exitazo, pero tuvo enormes críticas, entre ellas la del pintor John Sloan que escribió:  “Con las proporciones de Gargantúa, y repetido tres veces, es absolutamente desagradable”. The Kiss provocó la primera solicitud para que interviniera la censura. Un siglo más tarde, en 1999, The Kiss fue declarado “culturalmente relevante” y pasó a formar parte del catálogo de la Biblioteca del Congreso estadounidense

 

Nada de mezclar hombres con mujeres

Hay quien sostiene que realmente el primer beso filmado fue el que recreó Eadweard Muybridge. Era un fotógrafo pionero que utilizaba las imágenes para estudiar el movimiento de todo, desde los caballos hasta los hombres. Como lo que le interesaba era mostrar el movimiento, sus modelos humanos estaban desnudos. En aquellos años (1872-1885), los jueces de la moral advirtieron a Muybridge que no podía poner juntos en la misma foto, y desnudos, a hombres con mujeres. Así que las imágenes de parejas que tomó, eran del mismo sexo. De ahí sale el que algunos consideran el primer beso del cine, entre dos mujeres.

Un mal beso Ruso

Esta imagen iba a formar parte de una exposición en París, titulada Sots art: art politique en Russie, en 2007. Pero el Gobierno ruso prohibio su exhibición. El sots art fue el equivalente soviético -y después, ruso- del pop art americano.

Blue-Noses-Kissing-policemen

 

El político enmascarado

El vicepresidente norteamericano Al Gore agarró a su mujer, Tipper, y le dio un morreo apasionado durante tres segundos, era la Convención Nacional del Partido Demócrata de 2000. Lo que dijeron del beso: que tenía carga política, una estrategia calculada para humanizar a Al Gore, defender la monogamia como bandera, y separarle de la imagen libidinosa de su jefe, Bill Clinton. Al Gore no ganó las elecciones, y se divorció años después.

Vice President Al Gore kisses his wife Tipper Gore

El mal beso de Obama

La escena era retransmitida en directo a millones de birmanos para quienes los besos deben mantenerse en privado. Aung San Suu Kyi es un icono internacional de los Derechos Humanos y Premio Nobel de la Paz. Obama no sabía que besar a la dama rompía con una ley de Birmania (Myanmar)  “Las muestras públicas de afecto como besarse o abrazarse no son aceptadas”.  “Retirarse [cuando van a ser besadas en público] es una reacción instintiva para las mujeres birmanas”, decía Aung-Thwin en declaraciones al International Business Times. El vídeo de aquel encuentro, editado por La Casa Blanca, corto la escena.

MYANMAR-US-DIPLOMACY

Nada de tumbarse en la cama

Durante los años en los que estuvo en vigor el Código Hays (1930-1968), los besos, en las películas norteamericanas, tenían que darse en posición vertical; al menos uno debía estar sentado o de pie, nunca los dos tumbados y, si en un matrimonio que durmiera en la misma cama, tenía que producirse el beso tumbados, al menos uno de los miembros de la pareja debía tener un pie en el suelo. Algunos burlaron la censura, y este beso, maquinado por Alfred Hitchcock, se considera el más erótico de la historia del cine. Pertenece a Encadenados, con Ingrid Bergman y Cary Grant (1946).  Los besos estaban limitados en su duración por la censura y el mago Hitchcock recurre a la estratagema de separar los labios y decir una palabra cada vez que ese tiempo límite toca a su fin, para inmediatamente volver a unir los labios. El censor debió volverse loco contando segundos.

Los malos besos gays

Son los más escondidos en los últimos tiempos. Destaco este, porque me parece, de entre las muchas censuras, de las más ridículas: la televisión argentina censuró un episodio de Los Simpson donde Homer besaba a un amigo gay. Después de numerosas protestas, decidieron emitirlo.

Otro ejemplo tiene que ver con la pacata red social Facebook. Retiró la foto de dos hombres besándose alegando que violaba sus términos de uso. La respuesta fue que miles de usuarios enviaron sus fotos besándose, en una campaña de protestas que hoy sigue en marcha y se llama gay kiss-in.

Los besos de bonobo o besar como animales

Un antropólogo de Texas, Vaughn Bryant, dice que: “Besar no es más natural que llevar ropa”. Bryant dice que el beso es algo cultural, y que lo demuestra el que haya un porcentaje, mínimo, pero porcentaje, de culturas que se pierden la rica costumbre del beso. Pero hay otra antropoteoría que asegura que el beso sale de las tripas, que está en nuestra naturaleza, como en la de otras especies. Vamos, que besamos como animales. Los antropólogos que lo creen se apoyan en los lisonjeros bonobos, una especie muy cercana a los humanos. Los bonobos se besan con frecuencia y gusto; y a veces se besan sin razón, como alguno de nosotros. Aquí un vídeo explícito:

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest