Archivo de la etiqueta: Mujer

El año en que ardió algo más que los sujetadores

 

Foto Getty

1968 fue un año bisiesto y convulso. Ardían tantas cosas que la quema de sujetadores se dio por hecha, aunque no fuera cierta. Sin embargo, ardía Vietnam. Ardían Praga y su ilusionada Primavera. En México, los estudiantes caían acribillados en la plaza de las Tres Culturas. Y fue aquel el año en que una bala alcanzó de muerte a Martin Luther King. Así que el mundo echaba humo. Rusos y norteamericanos se median las espadas en la carrera  por pisar la Luna, y las bombas atómicas estaban terriblemente de moda. Hacía falta una revolución y liarse a pedradas para poder respirar entre tanto espanto.

“Debajo de los adoquines está el mar”, escribían en los muros de París francesas y franceses que tomaron la calle aquel Mayo del 68. En Estados Unidos, como esperanzada protesta contra la guerra de Vietnam, amanecía el “verano del amor. Y a un lado y al otro del Atlántico aquel fue el año de la Ilustración para la mujer.

Estas mujeres, entre muchas otras, fueron la llave de acceso absoluto a la cultura, al trabajo, a viajar, a casarte o no, a la pildora anticoncetiva, el aborto no penalizado, la libertad sexual…

Así nació el mito del sujetador en llamas

En Septiembre del 68  medio millar de mujeres se unieron para mostrar su rechazo a la celebración de Miss América en New Jersey.  Fue una protesta que asombró al mundo. Proclamas, cantos,  pancartas y, en medio de la calle, colocaron un gran cubo de basura en el que empezaron a arrojar lo que llamaron “instrumentos de tortura” como fajas, rulos, zapatos de tacón, pestañas postizas… Pidieron permiso a la policía para quemar el cubo, pero no se lo dieron, y nadie quemó nada. Sin embargo, al día siguiente ‘The Washington Post’ publicó un artículo que decía “La parte final y más trágica de la protesta tuvo lugar cuando varias mujeres quemaron sus sostenes”. Así fue como nació el mito. Desde entonces el  ‘bra-burning’  y  sus protagonistas, ‘bra-burners’ son un símbolo universal de la liberación femenina más rabiosa, un mito mediático que se ha mantenido vigente más de cuarenta años.

 

La mujer que explicó el orgamo femenino

Virginia Johnson investigó por primera cómo vive la mujer el sexo. Entrevistó a mujeres de todas las edades y todas las culturas. Sus trabajos junto con el doctor William Masters, revolucionaron lo que hasta entonces se entendía por sexualidad humana. Por primera vez las mujeres hablaban de sus orgasmos y se miraban las vaginas. Su segundo libro, “Human Sexual Inadequacy” de 1970,  les valió la portada de la revista Time y los resultados de sus estudios todavía hoy son referente. Nadie ha hecho hasta ahora un estudio tan profundo sobre la sexualidad (¡falta haría!). Virginia desarrolló las bases de lo que hoy es la terapia moderna del sexo.

No más premios secuestrados

Jocelyn Bell 1968

El mayor descubrimiento científico internacional del año fue el del primer púlsar, publicado en febrero en la revista Nature . Quien lo hizo fue Jocelyn Bell. Jocelyn estudió 400 metros del área del cielo, por primera vez en la historia alguien estudiaba una área celeste tan grande. El descubrimiento fue valorado como “de primordial importancia para la física y la astrofísica” por el jurado de los premios Nobel, que en 1974 premiaron a su jefe, Anthony Hewish. Los púlsar y Jocelyn Bell se consideran hoy como una bandera (o una puñalada) en la reivindicación del papel de la mujer en la ciencia. Al primer púlsar se le conoce como CP 1919, aunque debería llamarse estrella Bell.

 

La modelo que abandonó a un príncipe

Caroline de Bendern. Su foto es indiscutible icono del Mayo francés. Subida a hombros de su amigo el pintor  Jean-Jacques Lebel y ondeando la bandera de Vietnam, se convirtió en la nueva Mariam francesa. Su imagen era exactamente lo que se soñaba. Las nuevas mujeres, combativas y libres. Tomaron esta foto el 13 de  Mayo de 1968,  cerca del Jardín de Luxemburgo. Caroline tenía poco más de veinte años, era modelo de Dior y nieta de un súper millonario aristócrata que la desheredó cuando Caroline huyó de una boda preparada con un pretendiente a rey de Yugoslavia. Ella eligió largarse a Nueva York. Dejó al príncipe por una vida bohemia, con mucho sexo, muchas drogas y mucho rock. Todo eso era nuevo entonces. Entre sus amantes dicen que estuvo Lou Reed.

 

De Barbarella a Hanoi Jane.

De una foto a otra a penas pasa un año, y, claro, una revolución. Barbarella representó un ideal sexual a sepultar entre adoquines. La película exalta la belleza y las curvas de Jane con constantes cambios de vestuario, trajes minúsculos, brillantes y postmodernistas (uno de ellos diseñado por Paco Rabanne). El striptease en gravedad 0 está entre las escenas de cine más subrealistas de la historia. Pero entonces llegó el Mayo francés, y el movimiento hippie en California. En julio de 1972, la actriz estadounidense se embarcó en un viaje que marcó su vida y su figura pública para siempre, mucho más que los brillantes monos ajustados de Barbarella.  Fonda visitó Vietnam, como parte de su activismo contra la guerra. Se reunió con soldados vietnamitas y posó con las tropas enemigas. En EE.UU no se lo han perdonado.

La base cultural del feminismo

Foto Getty

Simone de Beauvoir ya tenía 60 años en aquel Mayo francés. Sin embargo el Tribunal Russell contra los crímenes de guerra en Vietnam contó con su presencia. Y ella fue quien redactó  el “manifiesto de las 343” mujeres que reconocían haber abortado alguna vez, (pocas sabían que ella no lo había hecho nunca). El manifiesto se publicó  en el diario Nouvel Observateur, en abril de 1971. La crisis generalizada revalorizó el libro más importante de Beauvoir, que ya había sido súper ventas dos décadas antes, El segundo sexo. “No se nace mujer, se llega a serlo”

Cubrir guerras y enfrentarse a Gaddafi

Oriana Fallaci fue corresponsal de guerra para L’Europeo en el conflicto de Vietnam. No era la única mujer corresponsal de guerra entonces, pero sí fue la más famosa. En 1968, Oriana estaba presente en la Plaza de las tres Culturas, en México, durante una manifestación de protesta contra la intervención de la UNAM por el ejército ; una vez más la represión, que hoy se recuerda como la Matanza de Tlatelolco. Aún no se sabe cuanta gente murió allí, sí que a Fallaci le hieron las balas. Fue la gran entrevistadora mujer del siglo XX. Sus entrevistas son históricas. Se sentaron frente a ella Golda Meir  Yasser Arafat, Federico Fellini, Indira Gandhi, el Sha de Irán Mohammad Reza Pahlevi, Henry Kissinger, Deng Xiaoping, Willy Brandt, Sean Connery. Es histórica su entrevista a Gaddafi. Oriana le puso en más de un brete.

Con Janis Joplin nos salieron alas

Foto Getty

En aquellos días Janis Joplin arrasaba. Ella era todo nuevo. Su voz, que no parecía una voz para cantar. Su pasión más allá de lo conocido, dentro y fuera del escenario. Su belleza ajena a todas las bellezas esperadas. Fue la imagen de una mujer icono para millones de mujeres. Esta foto la tomaron en Santa Clara, al norte de California, en mayo de 1968. La versión de Janis de Piece of my Heart sonaba en todo el mundo aquel verando del 68. En España íbamos a otro ritmo. Aquí sonaba el  ‘La, la, la‘ de Massiel que se convirtió el 6 de abril de 1968 en la canción ganadora de  Eurovisión.

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

Por qué paro hoy

Ya que vamos a cambiar el mundo, que sea un mundo mejor. En el que nadie se alarme si digo “Estimadas”, en lugar de “Estimados”, cuando encabezo un correo; en el que a nadie asombre que mi hijo lleve botas de lluvia de color rosa, o mi pareja friegue la encimera muchísimo mejor que yo. Que a nadie obliguen a llevar tacones al trabajo, que no sea ni más ni menos femenino depilarse las axilas o pintarse la raya del ojo. Un mundo en que no haya hombres que renuncien a cuidar a sus hijos, ni mujeres que sientan que cuidarlo es solo cosa de ellas. Un mundo en el que no haya que marcar el género en el curriculum, y no se asombre nadie si bebo whisky, viajo sola o me masturbo. Un mundo en el que las mujeres dejen de encabezar las listas de consumo de antidepresivos, en el que dejen de fingir orgasmos, en el que acaben los chistes malos, malísimos, de suegras, brujas y esposas como clichés de rancios tiempos en blanco y negro. Un mundo en que dé risa, muchísima risa, decir que las mujeres conducen peor, o que su cerebro no está hecho para las matemáticas. Un mundo en que las paredes de los museos se avergüence de estar poblados tan mayoritariamente de obras de hombres, en el que afloren las pianistas de jazz, las astrofísicas, las exploradoras de continentes… En el que se construyan puentes sobre tanta brecha.  

Pero si hoy paro, es por mucho más:

  • Mutilacion genital femenina: 200 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a esta práctica y tres millones de menores corren el riesgo de sufrirla cada año

  • Matrimonio infantil. Más de 700 millones de mujeres y niñas han sido obligadas a casarse antes de los 18 años en el mundo, 125 millones de ellas, en África según UNICEF
  • Agresión sexual: La OMS estima que el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o violencia sexual por parte de una persona distinta a su compañero sentimental en algún momento de su vida. En España, tres mujeres denuncian violaciones cada día
  • Explotación sexual. Cada año entre 600.000 y 800.000 personas cruzan las fronteras internacionales como victimas de trata y el 80% son mujeres. Y si hablamos de trata con fines de explotación sexual, encontramos un aplastante 98% de mujeres y niñas,
  • Violencia doméstica en España. 44 casos de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas entre enero y el 10 de noviembre de 2017.

 

 

 

 

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

El hombre que inventó las compresas baratas revoluciona Bollywood

El actor Akshay Kumar, que ha protagonizado 37 pelis en Bollywood, interpreta el papel de Arunachalam Muruganantham

Bollywood produce películas a granel (1.200 al año) con más colorido que un puesto de saris. Son producciones simplonas, musicales, de picaruelos coquetos (que diría mi madre), donde no hay sexo, ni drogas, ni malos rollos. Así que PadMan, la película que se estrena el 26 de enero, es una rareza argumental. Trata sobre el caso real de un hombre que investigó cómo hacer compresas baratas. El trailer ya lo han visto 20 millones de personas.

El protagonista, Akshay Kumar, es el actor que más dinero da a Bollywood en estos días. Y Kumar, que tiene más fans que George Clooney, ha aceptado interpretar el papel de Arunachalam Muruganantham, un activista social abanderado de una de las luchas por la mujer más llamativas de las que he oído en los últimos tiempos.

Muruganantham perdió a su esposa, a su madre y le echaron del pueblo por enfrascarse en la ignominiosa tarea de fabricar compresas baratas, muy baratas, lo suficientemente baratas para que pudieran usarlas las mujeres de las aldeas más humildes de la India.

Muruganantham conoció esta cotidiana situación cuando vio a su mujer esconder algo de lo que se avergonzaba. Supo de la existencia de la regla por primera vez en ese momento, ya casado. No hay encuestas para saber a cuántos hombres les ocurre esto, pero apostaría a que la cifra es alta. Shanthi, su mujer, le hablo de la existencia de compresas, y señaló que si las usaran las mujeres de la familia, no quedaría dinero para comprar leche.

Muruganantham fue al mercado y compró compresas. Las pesó y se preguntó por qué 10 gramos de algodón, que costaban 10 paisa, se vendían a 4 rupias: 40 veces más caras.

Y decidió fabricar compresas que las mujeres de su pueblo pudieran pagar. Entonces no sabía que, además, estaba buscando solución a uno de los grandes problemas sanitarios invisibles en la mujer: las enfermedades ginecológicas e infecciones derivadas del uso como compresa de harapos, hojas, hierbas, periódicos, trozos de relleno de colchón e incluso barro.

Muruganntham necesitaba sangre para hacer pruebas. En una entrevista a la BBC en India, explicaba que se la suministraba un amigo carnicero, y que otro conocido le proporcionaba un anticoagualante que la mantenía licuada. Un balón de fútbol agujereado hacía las funciones de útero, y, a partir de ahí, hizo mil y una pruebas con distintas opciones en algodón. Pero nada servía. Seguía sin dar con el producto que buscaba. En este periodo fue cuando le abandonó su mujer, su madre, y en el pueblo le tildaron de loco.

Estuvo dos años probando sin éxito. No lograba saber de qué están hechas las compresas comerciales. Hasta que se hizo pasar por dueño de un telar y consiguió que le enviaran muestras de la materia prima. Para su asombro, recibió en casa tablones de celulosa, directamente de la corteza del árbol.

La capacidad de absorción de la celulosa lo mejoraba todo. Después consiguió fabricar una máquina simple, casi como un utensilio de cocina, para triturarla a muy bajo coste.

En 18 meses fabricó 250 máquinas que llevó a los estados más pobres y poco desarrollados en el norte de India, los llamados BIMARU o “estados enfermos” de Bihar, Madhya Pradesh, Rajastán y Uttar Pradesh. Desde entonces  son mujeres quienes se encargar de fabricarlas, y cuestan menos de un tercio del precio al que la venden las marcas comerciales.

Ahora le toca a Bollywood ponerle música. No me imagino a Muruganntham en la vida real bailando, pero si tiene que hacerlo para que esta historia se extienda por el mundo, que baile lo que haga falta.

Una imagen reciente de Mr. Arunachalam Muruganantham discutiendo sobre las claves de la innovación, con Bill Gates y Ms. Sue Desmond-Hellmann de la Bill & Melinda Gates Foundation

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest