Archivo de la etiqueta: clitoris

Grecia: del clítoris a la democracia

Grupo escultórico de Afrodita y Pan (Museo Arqueológico Nacional de Atenas)

Grupo escultórico de Afrodita y Pan (Museo Arqueológico Nacional de Atenas)

Anochecí y he despertado hablando de Grecia. La filosofía de Aristóteles y Sócrates, las matemáticas de Pitágoras, las ciudades modernas, los grandes ejércitos, ¡los Juegos Olímpicos! y, claro, la democracia (demokratia, poder o gobierno del pueblo). Les debemos grandísimas cosas a los griegos. Y fue uno de ellos, anatomista, el primero en tener en cuenta el clítoris. Rufo de Éfeso, entre los siglos I-II d.C., lo describió, y señaló que en griego existía un verbo derivado, κλειτοριάζω (kleitoriázō), que significaba «acariciar para producir placer».

Se silenció a Rufos durante años, y la literatura médica moderna no mencionó al clítoris hasta el siglo XVI, cuando un prestigioso cirujano, esta vez italiano, Mateo Realdo Colombo, contó en su libro De re anatomica las particularidades de lo que él llamó “la sede del placer femenino”.

Los estudios científicos realizados en profundidad no llegaron hasta el siglo XX, y en el libro de Conocimiento del Medio de mi hijo, en el capítulo que trata los genitales femeninos, no hay ni rastro de él. A día de hoy el clítoris, y la democracia, siguen dando sorpresas.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Es posible que aún no sepas el tamaño del clítoris

clitorismujer

Hace años que los estudios sobre sexualidad de la mujer desterraron una maldición freudiana: la envida del pene. El clítoris no es una pequeña colina, como indica su nombre, una derivación del griego kleitoris, en realidad es un volcán anatómico. Su tamaño estimado es de entre 9 y 12 cm. de largo y 6 de ancho. Se extiende profundamente en el interior del cuerpo, curiosamente, en forma de pirámide, una V.  La “pequeña colina” en el exterior, es solo la cumbre del volcán. Y, en toda su dimensión, está recubierto de más  terminaciones nerviosas que ninguna otra parte del cuerpo humano.

Su magnitud interna la descubrió una uróloga del Royal Hospital de Melbourne, Helen O’Connell. Sus estudios acabaron con la reputación de Liliputiense del clítoris y mostró que su enredada estructura tridimensional está fundamentalmente dentro, escondida entre grasa y hueso, una cortina de humo anatómica que impedía verlo. Esa V interior es una gran cantidad de tejido eréctil, con más sensibilidad que ninguna otra parte de un cuerpo humano en toda su superficie, y que no aparece aún en los libros de anatomía.

En el año  2009 (casi ayer) dos investigadores franceses, Odile Buisson y Pierre Foldés le dieron al mundo médico esta primera ecografía completa y en 3-D del clítoris estimulado (en amarillo).

Screen-Shot-2013-07-29-at-1.07.54-PM

Odile Buisson y Pierre Foldés llevaron a cabo este trabajo sin financiación. Gracias a ellos entendemos cómo el tejido eréctil del clítoris se ensancha y rodea a la vagina, desterrando esa letanía de alcoba sobre si una tiene, o no, orgasmos vaginales.

Esta es su forma. Cuéntalo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest