Archivo de la etiqueta: robotica

La robot más avanzada del mundo tiene patas de gallo

 

Fotografía de portada de la revista británia Stylist.

Nunca un robot había sido portada de una revista femenina de las que abanderan el glamour. Sophia lo ha sido dos veces. Primero fue portada de la revista Elle en su edición brasileña, y recientemente de la revista británica Stylist.

Por eso la ginoide más famosa del mundo tiene aquí los labios pintados de rojo borgoña, y una peluca rubia como la de Laura Dern en Twin Picks. Para la producción de fotos, la ha vestido PH5, una firma de ropa neoyorkina ultra cool que hace con lana de oveja ropa de vanguardia. Con todo esto Sophia luce arregladita, como para ir de boda, en el escaparate de las beautys

Para quien aún no la conozca, a Sophia la presentaron al mundo hace un par de años como la nueva creación de un ingeniero de Texas,  con “fábrica” en China, que ostenta el título de haber creado los robots más empáticos del mundo. Sophia es, hoy, lo más que se puede pedir de un robot.

Imita 60 expresiones humanas: hace “pucheros”, guiña el ojo, pestañea, frunce el ceño… Su piel, de un material creado en exclusiva para ella, se parece más a la de los animales vivos que a la de las muñecas. Su cerebro es un software de IA avanzando y en la pasada edición del CES (Consumer Electronic Show), estrenó piernas. Así que ahora puede caminar, muy despacito, pero camina sola.

Además de todo esto, la diva habla. No es una gran conversación. Por lo que he visto Siri, Alexa o Cortana tienen mucha más gracia que ella haciendo bromas, y son más ágiles si les preguntas por tu destino.

Ha sido diseñada por Hanson Robotic, para aprender y adaptarse al comportamiento humano

Sin embargo Sophia ha sido noticia mundial en dos ocasiones. En marzo del 2016 a su creador se le ocurrió preguntarle en público si destruiría a los humanos. La ginoide no pestañeó. “Está bien, destruiré a los humanos” dijo sin hacer una mueca. Pero amenazó con aniquilarnos con tan pocas ganas que no la creyó nadie.    

A pesar de su manifiesta intención genocida, acaba de convertirse en el primer robot de la historia en recibir la ciudadanía de un país, Arabia Saudí. Esto no va mucho más allá del marketing, pero lo cierto es que ha contribuido a que se hable de los derechos de las mujeres en el país islámico, y de la paradoja de que una androide pueda aparecer en público sin un hombre que guarde su espalda, y sin velo que cubra su rostro. “¿Puede un robot tener más derechos que una mujer?” Se preguntaban en redes sociales.

¿Y realmente podrán confundirse algún día con los humanos?

A pesar de sus grandes éxitos, lo cierto es que Sophia decepciona. La escucho en las entrevistas que le hacen en todas las televisiones del mundo y no es tan lista como se espera de lo último en Inteligencia Artificial. Repite varias veces la misma respuesta, tarda tanto en guiñar el ojo que a una se le olvida que está bromeando, y ni baila, ni conduce, ni gana al ajedrez…  Ni siquiera da miedo. Si hasta aquí es donde ha llegado la robótica y la IA en más de un siglo de desarrollo, tendremos que seguir haciendo Ciencia Ficción para que los robots realmente sean extraordinarios. Sophia, ni vestida de PH5, parece humana, ni mucho menos, lista.

Pero ocurre algo antes de pasar página, cuando miro despacio el primer plano de Sophia en la portada de Stylist. En un pequeño detalle, descubro que Sophia tiene diminutas patas de gallo. A la ginoide más avanzada del mundo le vendría bien crema hidratante. Así ha sido como en un surco incipiente bajo sus ojos, ha nacido un adorable destello de humanidad. ¡Qué cosas! Las patas de gallo de Sophia son como las mías. Bueno, las mías ya no son incipientes 🙂 Dicen que salen de reír mucho.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest