Archivo de la etiqueta: Sexo

¿Tendrías sexo con estos robots? Mira el corto antes de contestar

Imagen del corto Hygiena

La propuesta de la artista Amanda Vincelli es inquietante y, aviso, incluye cuerpos desnudos en planos muy cercanos. Su corto, Hygiena, ha participado en el Ros Film Festival, el primer festival oline de temática robótica del que soy miembro del jurado. No pasó a la lista de finalistas, a pesar de mi voto.

Hygiena muestra cómo una mujer limpia minuciosamente a su robot sexual. Además, elige las características físicas de su amante. Para modificar su apariencia, basta aumentar o disminuir  la cantidad de masa muscular, intensidad del tono de piel, el color del pelo, anchura de hombros, características de sus genitales, y alguna otra opción más que se detalla con pulcritud. El robot carece ya de componentes metálicos, como probalmente ocurrirá en los droides del futuro. Su cuerpo es un calco del natural, su piel imita incluso los poros de cada pelo de la barba.

En este futuro que muestra Hygiena, el género de nuestra especie no es binario: los robots elegidos tienen un poco de hombre y un poco de mujer, una sugerente mezcla de rasgos que estamos acostumbrados a etiquetar como masculinos o femeninos. De este modo, se amplifican las opciones de cuerpos distintos, tanto como ocurre en la vida real, que es casi tan abundante como la imaginación.

Elegir un modelo de amante a gusto del consumidor

El año pasado, científicos de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) hicieron un estudio en profundidad sobre la relación sexual que ya existe en el presente entre humanos y máquinas humanoides. Lo lideró Noel Sharkey, cofundador de la Fundación para una Robótica Responsable. El documento, titulado Nuestro futuro sexual con robots, muestra que las escasas encuestas que hay sobre este asunto dan datos muy diferentes. Entre el 9% y el 75% de las personas estarían dispuestas a tener sexo con robots. En una de ellas hasta el 86% opinaba que las máquinas podrían satisfacer sus deseos sexuales. En todas ellas las mujeres nos mostramos mucho menos interesadas que los hombres en llevarnos a casa un robot de placer. Quizá porque hoy los muñecos y muñecas mecánicos ya en el mercado son realmente poco apetecibles. Me pregunto qué dirían las encuestas si la propuesta para ese futuro cercano es Hygiena. A ver qué os parece.

Hygiena

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

El astronauto y la astronauta dibujados por la NASA

Pincha en la imagen para aumentarla

En 2011 la National Academy of Sciences hizo hincapié en la necesidad de examinar y comprender las influencias que el sexo y el género tienen sobre los cambios fisiológicos y psicológicos que se producen durante un vuelo espacial. Se pusieron a investigar, y lo primero que encontraron fue que se han enviado al espacio 477 hombres y 57 mujeres desde junio de 2013, por lo que resultaba difícil sacar conclusiones concretas basadas en el sexo y el género. En su última selección de tripulación, la NASA reunió ocho astronautas: cuatro mujeres y cuatro hombres, un pequeño paso positivo para la participación de la mujer en la exploración del Universo. Tras su estudio, los grupos de trabajo hicieron varias recomendaciones, entre ellas, incluir más mujeres para misiones espaciales, y atender a la importancia de sexo y género al valorar riesgos cuando salimos de excursión sideral.

Las diferencias encontradas:

  • La intolerancia ortostática (OI), o incapacidad para mantenerse en pie sin desmayo por períodos prolongados, es más frecuente en mujeres astronautas en el aterrizaje que en sus homólogos masculinos.
  • Las mujeres tienen una mayor pérdida de volumen de plasma sanguíneo que los hombres durante los vuelos espaciales, y la respuesta al estrés de la mujer incluye un aumento de la frecuencia cardíaca, mientras que los hombres responden con un aumento de la resistencia vascular. Sin embargo, estas observaciones requieren un mayor estudio en la Tierra.
  • El síndrome VIIP (discapacidad visual / presión intracraneal) se manifiesta con cambios anatómicos oculares, que van de leves a clínicamente significativos, con una serie de cambios en la función visual correspondiente. Actualmente el 82% de los astronautas masculinos y el 62% de las mujeres astronautas (que han volado al espacio) se ven afectados. Sin embargo, todos los casos clínicamente significativos hasta el momento se han producido en los astronautas masculinos.
  • Las diferencias de la respuesta inmune en hombres y mujeres no se han observado en el espacio. En Tierra, las mujeres muestran una respuesta inmune mayor que los hombres, lo que las hace más resistentes a infecciones virales y bacterianas; una vez infectadas, las mujeres responden mejor. No está claro si se producen estas diferencias durante las misiones espaciales de larga duración, o las que implican la exploración planetaria.
  • La radiación presenta un riesgo importante para los viajes espaciales. Se ha informado de que los sujetos femeninos son más susceptibles al cáncer inducido por la radiación que sus homólogos masculinos; por lo tanto, los niveles de exposición de radiación permisible son más bajos para las mujeres que para los hombres astronautas.
  • En la transición a la microgravedad al llegar a la Estación Espacial Internacional (EEI), las mujeres muestran una incidencia ligeramente mayor a la cinetosis (mareo del viajero) en comparación con los hombres. Por el contrario, más hombres experimentan síntomas de mareo por movimiento a su regreso a la Tierra.
  • La sensibilidad auditiva, cuando se mide a varias frecuencias, disminuye con la edad mucho más rápidamente en hombres astronautas que en mujeres astronautas.
  • En la respuesta musculoesquelética (muy variable entre un individuo a otro) no se observó diferencias basadas en el sexo.
  • Las infecciones urinarias son más comunes en las mujeres, y en el espacio han sido tratadas con éxito con antibióticos.
  • No hay evidencia de diferencias psicológicas o de comportamiento en los vuelos espaciales. Los análisis de las medidas de rendimiento, estrés, carga de trabajo y calidad de sueño de los astronautas de la ISS no mostró diferencias de sexo o de género
  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

El negocio del punto G

Se busca2

 

Ginecólogos que cobran a sus clientas por localizar mediante ecografías el punto G, cirujanos plásticos que inyectan ácido hialurónico para hacerlo más grande, hipnosis para acceder a él vía sugestión, aplicaciones para móvil y, entre las ofertas exóticas, un experto en Kung Fu sexual que masajéa la Atlántida de la sexualidad femenina siguiendo los principios del Tao y por 200 euros. ¡Glup! El punto G repunta como un negocio floreciente. Sigue leyendo

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest