Archivo del Autor: Lorena Sánchez

El año en que ardió algo más que los sujetadores

 

Foto Getty

1968 fue un año bisiesto y convulso. Ardían tantas cosas que la quema de sujetadores se dio por hecha, aunque no fuera cierta. Sin embargo, ardía Vietnam. Ardían Praga y su ilusionada Primavera. En México, los estudiantes caían acribillados en la plaza de las Tres Culturas. Y fue aquel el año en que una bala alcanzó de muerte a Martin Luther King. Así que el mundo echaba humo. Rusos y norteamericanos se median las espadas en la carrera  por pisar la Luna, y las bombas atómicas estaban terriblemente de moda. Hacía falta una revolución y liarse a pedradas para poder respirar entre tanto espanto.

“Debajo de los adoquines está el mar”, escribían en los muros de París francesas y franceses que tomaron la calle aquel Mayo del 68. En Estados Unidos, como esperanzada protesta contra la guerra de Vietnam, amanecía el “verano del amor. Y a un lado y al otro del Atlántico aquel fue el año de la Ilustración para la mujer.

Estas mujeres, entre muchas otras, fueron la llave de acceso absoluto a la cultura, al trabajo, a viajar, a casarte o no, a la pildora anticoncetiva, el aborto no penalizado, la libertad sexual…

Así nació el mito del sujetador en llamas

En Septiembre del 68  medio millar de mujeres se unieron para mostrar su rechazo a la celebración de Miss América en New Jersey.  Fue una protesta que asombró al mundo. Proclamas, cantos,  pancartas y, en medio de la calle, colocaron un gran cubo de basura en el que empezaron a arrojar lo que llamaron “instrumentos de tortura” como fajas, rulos, zapatos de tacón, pestañas postizas… Pidieron permiso a la policía para quemar el cubo, pero no se lo dieron, y nadie quemó nada. Sin embargo, al día siguiente ‘The Washington Post’ publicó un artículo que decía “La parte final y más trágica de la protesta tuvo lugar cuando varias mujeres quemaron sus sostenes”. Así fue como nació el mito. Desde entonces el  ‘bra-burning’  y  sus protagonistas, ‘bra-burners’ son un símbolo universal de la liberación femenina más rabiosa, un mito mediático que se ha mantenido vigente más de cuarenta años.

 

La mujer que explicó el orgamo femenino

Virginia Johnson investigó por primera cómo vive la mujer el sexo. Entrevistó a mujeres de todas las edades y todas las culturas. Sus trabajos junto con el doctor William Masters, revolucionaron lo que hasta entonces se entendía por sexualidad humana. Por primera vez las mujeres hablaban de sus orgasmos y se miraban las vaginas. Su segundo libro, “Human Sexual Inadequacy” de 1970,  les valió la portada de la revista Time y los resultados de sus estudios todavía hoy son referente. Nadie ha hecho hasta ahora un estudio tan profundo sobre la sexualidad (¡falta haría!). Virginia desarrolló las bases de lo que hoy es la terapia moderna del sexo.

No más premios secuestrados

Jocelyn Bell 1968

El mayor descubrimiento científico internacional del año fue el del primer púlsar, publicado en febrero en la revista Nature . Quien lo hizo fue Jocelyn Bell. Jocelyn estudió 400 metros del área del cielo, por primera vez en la historia alguien estudiaba una área celeste tan grande. El descubrimiento fue valorado como “de primordial importancia para la física y la astrofísica” por el jurado de los premios Nobel, que en 1974 premiaron a su jefe, Anthony Hewish. Los púlsar y Jocelyn Bell se consideran hoy como una bandera (o una puñalada) en la reivindicación del papel de la mujer en la ciencia. Al primer púlsar se le conoce como CP 1919, aunque debería llamarse estrella Bell.

 

La modelo que abandonó a un príncipe

Caroline de Bendern. Su foto es indiscutible icono del Mayo francés. Subida a hombros de su amigo el pintor  Jean-Jacques Lebel y ondeando la bandera de Vietnam, se convirtió en la nueva Mariam francesa. Su imagen era exactamente lo que se soñaba. Las nuevas mujeres, combativas y libres. Tomaron esta foto el 13 de  Mayo de 1968,  cerca del Jardín de Luxemburgo. Caroline tenía poco más de veinte años, era modelo de Dior y nieta de un súper millonario aristócrata que la desheredó cuando Caroline huyó de una boda preparada con un pretendiente a rey de Yugoslavia. Ella eligió largarse a Nueva York. Dejó al príncipe por una vida bohemia, con mucho sexo, muchas drogas y mucho rock. Todo eso era nuevo entonces. Entre sus amantes dicen que estuvo Lou Reed.

 

De Barbarella a Hanoi Jane.

De una foto a otra a penas pasa un año, y, claro, una revolución. Barbarella representó un ideal sexual a sepultar entre adoquines. La película exalta la belleza y las curvas de Jane con constantes cambios de vestuario, trajes minúsculos, brillantes y postmodernistas (uno de ellos diseñado por Paco Rabanne). El striptease en gravedad 0 está entre las escenas de cine más subrealistas de la historia. Pero entonces llegó el Mayo francés, y el movimiento hippie en California. En julio de 1972, la actriz estadounidense se embarcó en un viaje que marcó su vida y su figura pública para siempre, mucho más que los brillantes monos ajustados de Barbarella.  Fonda visitó Vietnam, como parte de su activismo contra la guerra. Se reunió con soldados vietnamitas y posó con las tropas enemigas. En EE.UU no se lo han perdonado.

La base cultural del feminismo

Foto Getty

Simone de Beauvoir ya tenía 60 años en aquel Mayo francés. Sin embargo el Tribunal Russell contra los crímenes de guerra en Vietnam contó con su presencia. Y ella fue quien redactó  el “manifiesto de las 343” mujeres que reconocían haber abortado alguna vez, (pocas sabían que ella no lo había hecho nunca). El manifiesto se publicó  en el diario Nouvel Observateur, en abril de 1971. La crisis generalizada revalorizó el libro más importante de Beauvoir, que ya había sido súper ventas dos décadas antes, El segundo sexo. “No se nace mujer, se llega a serlo”

Cubrir guerras y enfrentarse a Gaddafi

Oriana Fallaci fue corresponsal de guerra para L’Europeo en el conflicto de Vietnam. No era la única mujer corresponsal de guerra entonces, pero sí fue la más famosa. En 1968, Oriana estaba presente en la Plaza de las tres Culturas, en México, durante una manifestación de protesta contra la intervención de la UNAM por el ejército ; una vez más la represión, que hoy se recuerda como la Matanza de Tlatelolco. Aún no se sabe cuanta gente murió allí, sí que a Fallaci le hieron las balas. Fue la gran entrevistadora mujer del siglo XX. Sus entrevistas son históricas. Se sentaron frente a ella Golda Meir  Yasser Arafat, Federico Fellini, Indira Gandhi, el Sha de Irán Mohammad Reza Pahlevi, Henry Kissinger, Deng Xiaoping, Willy Brandt, Sean Connery. Es histórica su entrevista a Gaddafi. Oriana le puso en más de un brete.

Con Janis Joplin nos salieron alas

Foto Getty

En aquellos días Janis Joplin arrasaba. Ella era todo nuevo. Su voz, que no parecía una voz para cantar. Su pasión más allá de lo conocido, dentro y fuera del escenario. Su belleza ajena a todas las bellezas esperadas. Fue la imagen de una mujer icono para millones de mujeres. Esta foto la tomaron en Santa Clara, al norte de California, en mayo de 1968. La versión de Janis de Piece of my Heart sonaba en todo el mundo aquel verando del 68. En España íbamos a otro ritmo. Aquí sonaba el  ‘La, la, la‘ de Massiel que se convirtió el 6 de abril de 1968 en la canción ganadora de  Eurovisión.

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

Nanomedicina española para curar huesos heridos

 

“Se trata de nanoesferas de sílice, con poros de 2 a 10 nanómetros. Trabajamos en la posibilidad de utilizar esos poros para introducir fármacos y posteriormente liberarlos de forma controlada allí donde esté el daño”, quien me lo explica es María Vallet-Regi. La conocí en un encuentro organizado por la marca de cosméticos Lancôme, líder en el mundo de la belleza. Lo extraordinario es que las convocadas al paraíso del cosmético eran científicas y divulgadoras de ciencia. El motivo del encuentro era dar ideas para fomentar vocaciones científicas en niñas (y niños, añadí insistentemente).

Hablamos de muchas cosas, pero para mí la gran propuesta fue que para fomentar vocaciones en ciencia hay que mostrar por qué los que la hacen están enamorados de su trabajo. Si niñas y niños quieren ser astronautas, es porque es fascinante imaginarte a bordo de un Tesla rojo surfeando las galaxias. Mostremos pues que es fascinante mover la mano a un robot, o llegar a lo más intrincado de un cuerpo humano vivo para curarlo.

Vallet-Regi trabaja con biomateriales inteligentes para combatir enfermedades que hoy no tienen cura. Entre sus desafíos está tratar “heridas” que se producen en los huesos, o crear “vehículos” que lleven fármacos antitumorales directamente al tumor. Llegar a los huesos  para curarlos, o al nudo de un tumor,  posiblemente es tan complejo como aterrizar en Venus sin que la nave se desintegre.

Antes de que un fármaco, una “tirita”, llegue al esqueleto tiene que franquear un montón de barreras biológicas. Los huesos estás muy dentro. Lo mismo ocurre con llegar a un tumor y atacar exclusivamente a las células cancerígenes. Y eso es lo que ocupa a María Vallet-Regi cada día de su vida.

Lo que se trae entre manos son nanopartículas. “Nanoesferas de silicio, porosas, que pueden llevar en esos poros una carga del fármaco”. Estos materiales tienen poros de entre 2 y 50 nanómetros, Para imaginar de qué hablamos, pensemos que el espesor de un cabello humano es de 80.000 nanómetros. “Queremos usar esas nanoesferas para combatir el cáncer, o los daños de la osteoporosis”, explica María. “Buscamos cómo conseguir modificar su superficie y lograr que no se aglomeren, que sean invisibles al sistema inmune y que se dirijan hacia las células tumorales, y que al llegar allí, puedan liberar su carga de fármaco cuando reciban un estímulo. Por eso son inteligentes”.

Para explicar en qué consiste, han hecho este vídeo. Se trata de un corto de animación con nanopartículas que tienen ojos y van armadas, un ejercito minúsculo que protagoniza un hallazgo científico que puede cambiar el mundo de la salud en el S.XXI.

 

 

Durante el encuentro de científicas y divulgadoras convocada por Lancôme a la que me invitaron como redactora jefa de QUO. Maria Vallet-Regi me muestra el vídeo en su móvil.

 

Momentazo en que probamos distintos cosméticos, con María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas(CNIO). “¿Tú sabes qué es esto del Glow?- me dice”. “Ni la menor idea”, respondo.


 

 

 

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest

Calaya ha dado a luz

Ha ocurrido en el Zoológico Nacional Smithsonian de Washington. Calaya, una gorila de 15 años, dio a luz poco después de las seis de la mañana del pasado sábado. Tras el parto, toma a su cría entre las manos y le limpia la placenta con tanto mimo que parece besar una flor. Todo ocurre delante de cámaras, y hoy el vídeo es viral. Pero eso a Calaya le da igual. Desde el Smithsonian comunican que ya la han visto amamantar a la cría y que Mo-Key, que significa pequeño en lengua Lingala, tiene bastantes posibilidades de sobrevivir. Antes del parto, Calaya ha seguido un programa de adiestramiento con bebés gorila de mentira para aprender a amamantar, pero lo que ocurre en este vídeo  no se lo ha enseñado nadie. Parir impresiona, como impresiona el amor cada vez que llega.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Pin on Pinterest