¿Qué harías si tu hija quiere ser santa?

En la foto Olivia Martinez como Madre Teresa, Premio Noble de la PazDurante más de 45 años atendió a pobres, enfermos, huérfanos y moribundos. # IsisProjectSA

Olivia Martinez como Madre Teresa, premio Nobel de la Paz en 1979. Beatificada por el Papa Juan Pablo II. Pasó 45 años atendiendo a pobres, enfermos, huérfanos y moribundos. # IsisProjectSA

No son vidas más fáciles, ni siquiera sé si más satisfactorias. No ganan más dinero, no salen en las portadas de las revistas, no caminan sobre imposibles zapatos de tacón sorteando la ley de la gravedad con torpe glamour. Así que no sé qué le diría a mi hija si me dijera que quiere ser santa, o astronauta, o si le da por la bárbara idea de luchar por los derechos de las mujeres desfavorecidas. Y ¡qué hacer si quiere ganar un Nobel de química, o cruzar el Atlántico pilotando su propia avioneta…! No sé cuánto de libre dejaría que fuera mi hija para soñar con su futuro.

El interesante Proyecto Isis quiere hacer visibles mujeres modelo que no aparecen en los medios de comunicación. Estas son algunas de sus propuestas. Puedes elegir si mostrárselo a tus hijas e hijos, o si es mejor que no se enteren.

Zahara Elizarrarz como Frida Kahlo.

Frida Kahlo es la pintora latinoamericana más famosa del siglo XX y figura fundamental del arte mexicano. “El trabajo de Frida Kahlo es la mecha de una bomba” escribió plasmando su admiración André Bretón. Y estoy de acuerdo.

 

malala

Zahra Mammen como Malala Yousafzai

Malala Yousafzai, pakastani de 16 años. Sobrevivió a un tiroteo de los talibanes. Así inició su lucha por la educación y los derechos de las mujeres en su país. Allí, educar niñas es indecente. Si no conoces su historia, te pierdes una de las grandes luchas del siglo XXI # IsisProjectSA

 

double3

Cara Kincaid como Amelia Earhart

Amelia Earhart fue una pionera de la aviación. Intentó el primer viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial. Desapareció en el océano Pacífico. No conozco vida más apasionante que la suya.

 

oakely

Elizabeth Benavente como Annie Oakley

Annie Oakley era una francotiradora cuyo papel en el salvaje oeste de Buffalo Bill la llevó a convertirse en la primera superestrella femenina estadounidense. #IsisProjectSA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Este verano, elige una tribu para tus hijos

ninachanclas

Una niña penan en una barca de juncos, Sarawak, Malasia © Andy Rain/Nick Rain/Survival

 

“Tener hijos en común y en colectivo”, propone Ana Gabriel, diputada de la CUP, como hacen en las “tribus”. Su propuesta ha hecho hervir sapos de colores, y hasta hay quien le propone que se largue al Amazonas, como si ir al Amazonas fuera algo horrible. Pero tribu somos todos. Una tribu es un grupo social que comparte costumbres (sean las que sean), existen desde el Neolítico, y son indelebles al humano.

Nosotros hemos caído en esta, una tribu “civilizada”, con niños que juegan poco al aire y mucho online, hacen deporte solo como actividad “extra”, y pasan los veranos en campamentos donde aprenden a cultivar un tomate entre diez. No olvido que nuestra tribu tiene cosas grandes: calefacción, diez tipos de yogures diferentes en el súper  y, más alla de frivolidades, el claro descenso en las cifras de mortalidad infantil que procura una sociedad como la nuestra.

A pesar de esto yo, y no soy la única, echo de menos cosas de otras tribus. “Cuanto más tradicional y antigua es una sociedad, más rica es la vida”, declaraba Francisco Giner Abati, antropológo y catedrático de la Universidad de Salamanca, al diario El Mundo.

Giner Abati lleva desde los años 80 estudiando las tribus primitivas. Y hace un ranking de felicidad. Los humanos más felices del mundo, dice: “los bosquimanos y pigmeos de África, los hadzas de Tanzania y otras tribus cazadoras de Madagascar o la Isla de Pagan, en Filipinas”. A la cabeza de los infelices, según el antropólogo, estamos nosotros: “Japón, los países nórdicos, EEUU y Europa”.

Así, y considerando el riesgo de idealizar la vida sin zapatos, a mí me gustaría ser más “tribu”.

NIÑOS DE OTRAS TRIBUS (fotos e información de Survival)

Los Bakas y las canciones de un padre

© Salomé/Survival

© Salomé/Survival

Los padres bakas pasan aproximadamente la mitad del día cerca de sus bebés, y a veces incluso ofrecen sus pezones para que el niño los chupe cuando llora y la madre u otra mujer no están disponibles.  “No es nada raro despertar en la noche y escuchar que un padre le está cantando a su hijo”, explica el antropólogo americano Barry Hewlett, que ha vivido con los bakas durante años.

Los bakas son conocidos también en el congo por los nombres de Bayaka (Bebayaka, Bebayaga, Bibaya), son un pueblo perteneciente a las tribus pigmeas.

 

AWÁS: Con mi mascota cerca

© Domenico Pugliese/Survival

© Domenico Pugliese/Survival

Se desplazan de noche por la selva amazónica con antorchas de resina. Son los awás, sumamente amenazados, uno de los dos únicos pueblos indígenas nómadas y cazadores-recolectores que quedan en Brasil. 

Los awás esperan a que sus hijos alcancen la edad en la que se presenta un nombre adecuado antes de decidir cómo se llamarán.  Tienen un estrechísimo contacto con otras especies, sobre todo monos. Las mujeres awás dan de mamar a crías huérfanas de monos y de otros animales, como el agutí, un roedor de América del Sur. Conviven con ellos como parte de la familia.

BAJAUS: La vida en el mar

© James Morgan (http://jamesmorganphotography.co.uk)/Survival

© James Morgan (http://jamesmorganphotography.co.uk)/Survival

Un niño con gafas submarinas de madera hechas a mano se agarra de la cola de un tiburón nodriza pardo que le arrastra a través de las aguas superficiales del Mar del Sur de China. Los bajaus de Sabah, Sulawesi, pueden sumergirse hasta 20 metros de profundidad para la caza de peces, perlas y pepinos de mar en el fondo submarino. Están sumergidos un 60% del tiempo que pasan en el agua, casi tanto como las nutrias.

 

MONGOLES: A caballo antes de andar

olimpiadas7

Los mongoles se definen a sí mismos como el pueblo de los cinco animales: caballos, ovejas, cabras, camellos y ganado. A menudo se enseña a los niños a montar tan pronto como empiezan a caminar, en monturas de cuero con grabados en plata que se traspasan de generación en generación. Durante el festival de naadam, niños de solo cinco años recorren en caballo, sin montura y descalzos, hasta 30 km de la estepa de Mongolia.

 

AUSTRALIA. Los persona (Pitjantjatjaras)

© Alastair McNaughton / www.desertimages.com.au

© Alastair McNaughton / www.desertimages.com.au

En el calor resplandeciente del desierto del centro australiano, los niños aborígenes pitjantjatjaras dan volteretas y giran en una exhibición de sus habilidades acrobáticas. Son un pueblo aborigen australiano que vive en los desiertos occidentales de Australia Central, entre el noroeste de Australia Meridional y la frontera del Territorio del Norte, al sur del lago Amadeo. Se llaman a sí mismos anangu, que significa probablemente ser humano o persona en idioma pitjantjatjara

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Así es el cerebro de un maltratador

1. Las áreas del cerebro que mostraron diferencias significativas entre los grupos que participaron en el estudio (maltratadores a sus parejas o exparejas y otros delincuentes) tras someterse a una Resonancia Magnética Funcional

Las áreas del cerebro activas cuando los maltratadores veían imágenes de violencia contra mujeres.

Esta imagen es el resultado de una Resonancia Magnética Funcional del cerebro de hombres maltratadores cuando observan una imagen violenta contra una mujer. Acaba de llegar desde la Universidad de Granada. Es el resultando de un estudio que desarrollan investigadores del Centro Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de esta universidad. Y este es uno de los tres únicos estudios científicos en el mundo de este tipo.

Una de las principales conclusiones es que el cerebro de los maltratadores funciona de modo distinto al de otros delincuentes cuando observan imágenes de violencia de género. Ante ellas, se activan áreas cerebrales específicas, las que muestra la imagen superior. Mayor activación en la corteza cingular anterior y posterior y en la corteza prefrontal medial, y una menor activación en la corteza prefrontal superior ante imágenes de violencia de género con respecto a imágenes de contenido neutro.

Estas imágenes, según los investigadores, podrían explicar algunas de las alteraciones psicológicas que describen los maltratadores cuando se enfrentan a su compañera sentimental, como estrategias de afrontamiento desadaptativas, problemas en la regulación emocional en forma de obsesiones sobre la pareja, estados de ánimo como miedo, ira o rabia, miedo a ser abandonados, e inestabilidad afectiva repentina en forma de aumento de la ansiedad.

El catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada y responsable principal de esta investigación, Miguel Pérez García, investiga desde hace años el funcionamiento mental y cerebral de los maltratadores, así como el perfil de reincidencia de los mismos. A su juicio: “los resultados de estos estudios podrían tener implicaciones importantes para una mejor comprensión de la violencia contra las mujeres, así como de las variables que se relacionan con la reincidencia de los maltratadores”.

 

1. Las áreas del cerebro que mostraron diferencias significativas entre los grupos que participaron en el estudio (maltratadores a sus parejas o exparejas y otros delincuentes) tras someterse a una Resonancia Magnética Funcional

1. Las áreas del cerebro que mostraron diferencias significativas entre los grupos que participaron en el estudio (maltratadores a sus parejas o exparejas y otros delincuentes) tras someterse a una Resonancia Magnética Funcional

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest